El presidente de la Asociación Venezolana de la Industria Química y Petroquímica (Asoquim), Guillermo Wallis, advirtió sobre los perjuicios que afrontan las empresas de este sector por la obligación del gobierno de Nicolás Maduro de imponer un pago el Impuesto al Valor Agregado y la voracidad fiscal por parte de la mayoría de las alcaldías. La referida autoridad manifestó:

Nota relacionada Presidente de Asoquim: 36% de las industrias del sector «está operando por debajo del 20% de su capacidad»

“El IVA se tiene que pagar dos veces al mes, hay pagos de tributos que se deben hacer todos los meses y hay una alta carga tributaria también por parte de las alcaldías y eso hace que las empresas deban requerir recursos muy específicos para atender estas obligaciones y esto afecta el flujo de caja de las empresas. A eso hay que agregar, los tributos parafiscales son aquellos que deben cumplirse por la Ley del Deporte o la de Ciencia y Tecnología, que no van al Fisco nacional sino a otros entes u organismos del Estado y afectan las operaciones y el flujo de caja de las empresas”.

Nota relacionada Sector químico venezolano exige “Igualdad de condiciones para competir frente al producto importado”

Wallis señaló que a lo anterior se suma el decreto de exoneración de productos importados tanto en el pago de aranceles como de IVA que perjudica la fabricación nacional vigente desde hace tres años y que el pasado 30 de noviembre fue extendida su vigencia hasta el 31 de diciembre de 2021. Asimismo, el dirigente gremial agregó:

“Esta medida ocasiona una competencia desleal muy fuerte por parte de los productos que son importados y compiten con la industria nacional que debe pagar impuestos y aranceles al momento de nacionalizar la materia prima para poder transformarla y producir. Eso incide negativamente en la capacidad para producir más y generar empleos bien remunerados y de calidad”.

Nota relacionada Advierten paralización del sector industrial venezolano por déficit de gas licuado de petróleo

Por último, insistió en la importancia que tiene para las empresas químicas y petroquímicas que el referido decreto sea derogado.