La presidenta de la Comisión Europea, Ursula Von der Leyen, informó la mañana del domingo que la guerra en Ucrania está “lejos de terminar” e indicó que la Unión Europea, junto a Estados Unidos, continúan dispuestos a adoptar “más medidas” si Rusia no detiene su ataque militar contra el país vecino.

Sabemos que este conflicto está lejos de terminar. Seguimos dispuestos a adoptar más medidas si (el presidente ruso, Vladimir) Putin no se detiene y revierte la invasión”, señaló Von der Leyen en una comparecencia conjunta con el secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken.

Esta guerra “va a durar”, subrayó Blinken, dijo, “los esfuerzos deben ser duraderos” y los aliados “tenemos que mantenernos unidos hasta el final”, al tiempo que alabó la rapidez con la que la UE ha reaccionado, tomando decisiones que habrían parecido “imposibles hace solo unas semanas”.

La jefa del Ejecutivo comunitario se reunió la tarde del viernes con Bliken en el edificio del Berlaymont, sede de la Comisión, en su primer día de gira por Europa, lo que de acuerdo con la política alemana ilustra la coordinación “excepcionalmente estrecha” entre la UE y EE.UU. en la respuesta a la invasión de Ucrania por parte de Putin.

Gracias a esta coordinación los dos socios transatlánticos han “diseñado, desarrollado y desplegado juntos en un tiempo récord” un conjunto de sanciones que demuestran, expresó Von der Leyen, la determinación de ambos de hacer que Putin “pague un precio”.

Con estas sanciones, adoptadas en apenas una semana y que notificó “no nos tomamos a la ligera, el Banco Central no puede utilizar una parte importante de sus reservas para defender el rublo, ahora en caída libre”, y “ha tenido que subir los tipos de interés al 20%, avivando la inflación”.

Importantes bancos comerciales están aislados de los mercados mundiales y de SWIFT, lo que limita su capacidad para financiar la economía” y la bolsa moscovita “permanece cerrada desde principios de semana”, trajo acotación la política alemana.

También, agregó, “una tras otra, las empresas occidentales anuncian sus propias medidas, deteniendo la producción, la inversión y las ventas” en Rusia. “La cooperación entre la UE y EE.UU. está en el centro de esta respuesta eficaz, y ha reunido a un número cada vez mayor de países que aplican sanciones idénticas o similares”, afirmó.

La cooperación entre la UE y EE.UU. está en el centro de esta respuesta eficaz, y ha reunido a un número cada vez mayor de países que aplican sanciones idénticas o similares”.

Von der Leyen dio especial importancia a que “más de 40 países” que, “parcial o totalmente”, se han alineado con las medidas restrictivas de la UE y Estados Unidos, y citó a sus socios del G7, Reino Unido, Canadá y Japón y países como Noruega, Suiza y Corea del Sur.

Una unidad internacional que Von der Leyen interpretó como “un testimonio de la determinación de la comunidad mundial de rechazar esta invasión”. “Sólo hay que ver el resultado de la votación de esta semana en la Asamblea General de la ONU”, dijo, cuando 141 países, “una abrumadora mayoría” de los miembros de Naciones Unidas apoyaron la resolución condenando a Rusia por su “brutal” invasión.

Tan solo 4 países de los 193 de Naciones Unidas ofrecieron su apoyo a Rusia: Bielorrusia, Corea del Norte, Siria y Eritrea. Esto es una muestra, marcó la jefa del Ejecutivo comunitario, de que el presidente Putin está “cada vez más aislado en la comunidad mundial”.

expresó, que este claro posicionamiento de la comunidad internacional no haga mella en el presidente ruso, como muestra que “el ejército de Putin sigue adelante” en la invasión e intensifica los bombardeos y ataques con misiles contra objetivos civiles.

Si el ataque continúa, la Unión Europea y Estados Unidos continuará apoyando a Ucrania y a su “valiente” pueblo, agregó Von der Leyen, quien garantizó que Bruselas “no escatimará esfuerzos”, y citó, como ejemplo, los 500 millones de euros de ayuda humanitaria que acaba de desbloquear.

Además, la aprobación de una directiva que permite, por primera vez en la UE, la acogida temporal de las personas que huyen de Ucrania, con derecho a residencia, trabajo y servicios sanitarios y educativos.

Amplificó que se está trabajando “rápidamente para establecer centros de asistencia humanitaria en Polonia, Rumanía y Eslovaquia”.

También, Von der Leyen expuso que se está haciendo “todo lo posible” con las organizaciones internacionales y las ONG, para establecer corredores humanitarios que se extienden dentro de Ucrania.