Los Estados miembros de la Unión Europea (UE), la Comisión y el Parlamento Europeo se reunieron el jueves en Bruselas con el objetivo de intentar concretar una nueva legislación que termine con el abuso de poder de los gigantes digitales.

El acuerdo podría lograrse el jueves por la noche para el reglamento de mercados digitales (Digital Markets Act, DMA) que debe imponer a los llamados “GAFAM” (Google, Apple, Meta -Facebook-, Amazon y Microsoft) una serie de obligaciones y prohibiciones para reprimir las prácticas anticompetencia.

Thierry Breton, comisario de Mercado Interior, en el origen del proyecto en diciembre de 2020 junto a su homóloga de la Competencia, Margrethe Vestager, testificó: “Es la cuenta atrás final para la regulación digital”.

Estimado como histórico, el reglamento, cuya entrada en vigor estaría prevista en enero de 2023, presume un giro en la lucha contra el abuso de las grandes plataformas. El cual podría crear precedente para legislaciones similares en otras partes del mundo.

El contexto, que aplica una veintena de reglas a respetar la pena de multas disuasorias, está dirigido a las mayores plataformas: los “GAFAM” y otros grupos, como la página de reservas en línea Booking o la red social TikTok.

Habrá consecuencias profundas” en las actividades de estas firmas, según Katrin Schallenberg, del gabinete de abogados Clifford Chance.

La legislación instituye un control de la Comisión sobre todas las operaciones de compra de estos gigantes para limitar que acumulen la innovación de las empresas emergentes y evitar las adquisiciones con la única finalidad de concluir con la concurrencia.

Además, contiene una veintena de reglas para frenar los abusos constatados en los últimos años y, en caso de infracción, pronostica multas que pueden ir hasta 10% de las ventas mundiales.

Las gigantes plataformas tendrán prohibido algún favoritismo hacia sus propios servicios en los resultados de los motores de búsqueda, como Google fue censurado de hacerlo con su web de venta en línea Google Shopping.

Esta nueva ley igualmente imposibilitará a estos gigantes digitales usar los datos generados en sus plataformas por parte de empresas clientes.

El texto indaga, también, resguardar mejor a los usuarios, al hacer obligatorio su consentimiento para los datos procedentes de los servicios en línea.