La inflación subyacente de México subiría a un tope durante febrero o marzo para después comenzar a bajar «no muy rápido», aclaró el subgobernador del banco central, quien también habló de limitaciones de la política monetaria para abatir la «burbuja inflacionaria» y señaló sobre los efectos de la magra inversión privada.

Jonathan Heath, en una entrevista con el grupo financiero local Banorte que fue divulgada el miércoles, prevé que la inflación llegara a finales del 2022 «muy cerca» del 4% «para ya converger mucho más cerca la meta de 3% para mediados de 2023».

A medida que la economía local entra en recesión técnica, la inflación ha ganado carácter. Se ubicó en un 7,13% anual en la inicial quincena de enero, con un indicador subyacente -visto como un mejor parámetro para medir la trayectoria de los precios- del 6,11%, su mayor nivel en 20 años.

Estudiado la política monetaria del banco central (Banxico) hacia adelante, Heath estimó, que éste debe tener una actitud apropiada, a pesar que el organismo conoce que no es esencialmente tan efectiva debido a las circunstancias actuales.

«Pero es lo que tenemos y lo tenemos que utilizar y ser en ese sentido, consistentes con esta burbuja de inflación», punteó el subgobernador quien sugirió llamarla «inflación pandémica«.

«No significa que simplemente tenemos que quedarnos mirando el fenómeno y decir que la política monetaria no es un instrumento muy efectivo y, por lo tanto, no hay que usarla. No, tenemos que mandar un mensaje de contundencia de que sí estamos preocupados por esta burbuja inflacionaria», añadió.

La intención de contenerla, Banxico incremento en diciembre por quinta vez continua su tasa clave para fijarla en 5,50% y algunos analistas esperan que la incremente nuevamente este mes a un 6%, a medida que hay una ralentización del aparato productivo.

Heath sumó que Banxico debe afirmar que las expectativas de inflación, especialmente en el mediano y largo plazo, no se vean afectadas porque si bien «en ese momento no podemos ayudar a bajar la inflación más rápidamente, sí tenemos que acompañar la trayectoria a la baja de la inflación con una postura adecuada».

Tasa clave, al ritmo de los datos

En relación a los notorios aumentos de tasa clave hacia el futuro, aseveró que de marzo en adelante será «difícil» mantener un ritmo de subidas de 50 puntos base.

«¿Por qué? Porque está a la vuelta de la esquina el ciclo de alzas de la Reserva Federal, entonces yo diría que en febrero vamos a tener el debate y a ver qué sale, si es 25 o son 50 y a partir de marzo, yo sé que no les gusta que digamos esto, pero va a ser muy ‘data-driven’, va a depender de los datos», aclaró.

Al ser consultado sobre el panorama económico del país para este año a la luz de las contracciones del Producto Interno Bruto (PIB) de los dos últimos trimestres del 2021, Heath citó como un problema clave la falta de inversión privada.

«Aquí el gran ausente dentro de todo esto, definitivamente, es la inversión, la inversión privada especialmente, que es la más importante, no se ve con muchas ganas en el corto plazo de reactivarse», añadió.

Asimismo, mencionó problemas que tiene que ver con la pérdida de pujanza de las exportaciones el año pasado tras un repunte, la evolución de la pandemia luego de la cuarta ola que inició a fines del 2021 y una reforma laboral en México sobre los trabajadores tercerizados.

«Estos factores que realmente explican en una buena parte lo que podría ser una recesión relativamente ligera en la segunda mitad del año pasado, podría yo creo que tocar fondo en algún momento dado en este primer trimestre», predijo.

«Dependiendo de la evolución de la pandemia, dependiendo la evolución de todo este tipo de cosas (…) podría empezar a volver un cierto crecimiento», evaluó.

un 5% se habría recuperado el año pasado de la economía local, luego de la caída del 8,5% en el previo y analistas del sector privado redujeron sus expectativas de expansión para 2022 a un 2,2%, como lo indicó una encuesta divulgada por Banxico el martes.

Sin embargo, el presidente Andrés López Obrador informo el miércoles que la economía se expandirá un 5% este año, desestimando, de nuevo, las cifras oficiales que apuntan a la recesión técnica.

Heath previó que en un escenario gris para el 2022 el PIB podría progresar menos del 2%, sin embargo, dijo que si los factores negativos se van mitigando podría haber un rebote pequeño en la segunda mitad del año que podrían alentar una expansión en todo el año cercano al 4%.