El lunes, se llevó a cabo el seminario de BlackRock (la gestora de activos más grande del mundo) mencionado “Latin America Virtual Forum 2022”, y se conoció que el conflicto entre Rusia y Ucrania está reordenando el mundo. De acuerdo con Fink, podría forjar un futuro benéfico para sectores que actualmente están afectados.

Si Brasil, México, Colombia y otros se enfocan y dicen ‘estamos abiertos para los negocios’ vamos a ver más empresas cerca del nearshoring u onshoring de la demanda (…) Creo que Europa va a estar mejor porque se volverá menos dependiente de Rusia. Ahora van a asumir la responsabilidad de construir su defensa, una responsabilidad mucho mayor en relación con su independencia energética, y lo más importante, van a depender de múltiples fuentes de energía”, detalló, mostrando que esto reiniciará las cadenas de suministro.

“Después de la ruptura de la Unión Soviética pudimos crear un mundo más deflacionario, mucho más eficiente, de mayor productividad. Ahora van a haber más empresas centrándose en cambios en las cadenas de suministro para no ser dependientes”, agrego Larry Fink.

Igualmente subrayó que esos lineamientos serán acompañados de mayor inflación de corto plazo, es decir, en 5 o 6 años podrían ser deflacionarias a medida que se edifican vías con mayor capacidad.

No soy un gran creyente de que, si tenemos una recesión mundial, o en Europa, sea muy larga. Será de piernas cortas debido a todo el estímulo fiscal que está por entrar”, señaló Fink.

También resaltó: “los mercados son los principales motores de todos los países en la actualidad, y aquellos que están tratando de desarrollarse, tener acceso a capital en los mercados es realmente crítico”. “Como escribí en la carta, el acceso a los mercados de capital no es un derecho, es un privilegio”, dijo.

Ganadores y perdedores

Según Fink, las principales regiones que se beneficiarán por el “nuevo orden mundial” serán en Latinoamérica, haciendo que se desarrolle una revaluación en la forma en que el mundo identifica a “los grandes ganadores y perdedores”.

Hemos visto grandes impactos, ya sea en los semiconductores, el mercado de la energía o los alimentos básicos. Todas las empresas nos preguntan, ¿cómo minimizamos las dependencias? Creo que esto es realmente importante para Latinoamérica”, agregó el CEO de BlackRock.

Si Brasil, México, Colombia y otros se enfocan y dicen ‘estamos abiertos para los negocios’, vamos a ver más empresas cerca del nearshoring (externalización de servicios con empresas de un país cercano) u onshoring (compra de servicios en el exterior) de la demanda. Creo que México, debido a su proximidad geográfica con Estados Unidos, es un gran beneficiario si trabaja para alcanzar ese objetivo”, finalizó.