La molienda de caña de azúcar en el centro-sur de Brasil en la temporada 2023/24 (abril/marzo) incrementará un 3,67% en relación con el ciclo actual, a 565 millones de toneladas, motivado a un régimen de lluvias favorable, según estimó el lunes Safras & Mercado.

En su primer pronóstico para la nueva campaña, la consultora apuntó un aumento en el «mix» de caña que debe destinarse a la producción de azúcar al 49%, frente al 47% de la actual campaña, lo que reduciría la participación del etanol a un 51%.

Nota relacionada La molienda de caña de azúcar en Brasil baja un 13,7% a principios de agosto

Asimismo, se espera que la producción de azúcar en el centro-sur aumente a 36 millones de toneladas, 3 millones más de lo estimado para 2022/23, lo que debería presionar los precios en la Bolsa de Valores de Nueva York «incluso después de la finalización cosecha del próximo año en Asia», afirmó el analista Mauricio Muruci en un informe.

Con una producción estable en el noreste de 3 millones de toneladas, Brasil -el mayor exportador mundial- debería producir alrededor de 39 millones de toneladas de azúcar en el ciclo 2024/23, un 8,4% más que en la temporada actual.

Las exportaciones del país se estimaron en 35 millones de toneladas en 2023/24, lo que representa un aumento anual de 4 millones de toneladas.

Nota relacionada Brasil y México lideran la producción de gas natural en América Latina

De acuerdo con el analista, la temporada de lluvias debería comenzar con fuerza en el centro-sur en diciembre, con un volumen superior a 200 mm por mes en la mayoría de las regiones productoras entre diciembre de 2022 y enero de 2023, luego de fuertes volúmenes en noviembre.

«Esto apuntala el ritmo de recuperación de la molienda en la temporada 2023/24», dijo.

Con una mayor mezcla de caña de azúcar, la producción de etanol hidratado en el centro-sur bajará a 18.000 millones de litros, frente a los 18.500 millones de la temporada actual.