La reforma tributaria aprobaba recientemente por el Congreso de Colombia no afecta las proyecciones fiscales de Fitch en el corto plazo, motivado a que los ingresos adicionales que generará la iniciativa se destinarán a financiar un mayor gasto social, afirmó el miércoles la agencia calificadora.

La reforma aprobada por el legislativo a comienzos de noviembre le representará unos 20 billones de pesos (4.165 millones de dólares) adicionales al Gobierno el próximo año, especialmente por mayores aportes de la industria de petróleo y carbón.

El mandatario Gustavo Petro se posesionó en agosto como el primer presidente de izquierda en la historia del país, con la promesa de implementar unas políticas para reducir la pobreza.

Nota relacionada Economía de Colombia crece 7% en tercer trimestre

«Al asegurar la aprobación de la reforma tributaria en el Congreso, su Gobierno evita financiar nuevos gastos con financiamiento del déficit», señaló Fitch en un comunicado.

Asimismo, la agencia calificadora mantuvo su pronóstico de déficit fiscal del Gobierno Nacional Central de un 4,6% del Producto Interno Bruto (PIB) para 2023, desde uno proyectado de 7,5% para este año y del 7,1% que alcanzó en 2021.

«Pronosticamos que los déficits se reducirán y la deuda sobre PIB se estabilizará en 2023-2024, pero los riesgos para nuestras previsiones siguen siendo significativos«, afirmó Fitch.

La entidad destacó que el impulso de Petro por grandes aumentos en el gasto podría llevar a que persistan grandes déficits en el mediano plazo si los ingresos tienen un rendimiento inferior.

Fitch estimó que podrían ser necesarios esfuerzos adicionales para reducir significativamente la deuda pública a mediano plazo -que se mantendrá estable en términos generales en alrededor de 60% del PIB entre 2023 y 2024, así como cumplir con la regla fiscal.

Nota relacionada Las acciones de Ecopetrol caen en la Bolsa de Colombia por su retirada del MSCI

La perspectiva estable de la calificación «BB+» de Colombia por parte de Fitch equilibra el historial de estabilidad macroeconómica y financiera del país con grandes déficits fiscales, alta dependencia de materias primas y cuentas externas relativamente débiles, sostuvo la firma.

«Si no se logra la consolidación fiscal, lo que lleva a un deterioro significativo en el índice de deuda del Gobierno general de Colombia en relación con la mediana de la categoría ‘BB’, podría causar una acción negativa«, advirtió Fitch.