Un nuevo experimento educativo en la Universidad de Ciencia y Tecnología de Hong Kong (HKUST) ha llevado a estudiantes a una experiencia de realidad virtual donde son guiados por un profesor generado por inteligencia artificial (IA), encarnando a Albert Einstein. Este proyecto piloto, liderado por el profesor Pan Hui, busca explorar el potencial de los «profesores» generados por IA para abordar la escasez de personal en la educación globalmente. La IA ofrece diversidad y una narrativa inmersiva, según Hui, aunque también plantea preocupaciones sobre el plagio y la sustitución de profesores.

Nota relacionada: OpenAI podría anunciar un competidor de búsqueda de Google

El curso «Redes sociales para los creativos» combina la presencia de Hui con la de avatares digitales generados automáticamente, personalizables en apariencia, voz y gestos, que pueden interactuar con los estudiantes a través de pantallas o cascos de realidad virtual. Los estudiantes como Lerry Yang valoran esta fusión de lo real y lo virtual, encontrando que la personalización de los profesores digitales mejora su experiencia de aprendizaje.

Nota relacionada: Inteligencia Artificial se abordará en Congreso Futuro 2024 Chile

Aunque algunos consideran que los profesores generados por IA podrían superar la fiabilidad de los humanos en el futuro, Hui aboga por una coexistencia de ambos tipos de maestros, argumentando que los humanos pueden proporcionar atención emocional, creatividad y pensamiento crítico. Sin embargo, la investigación de Cecilia Chan muestra que la mayoría de los estudiantes todavía prefieren interactuar con profesores reales debido a la capacidad de compartir experiencias, dar retroalimentación y demostrar empatía. Aunque la IA ya está integrada en el aprendizaje de los estudiantes, como señala Yang, la discusión sobre su papel en la educación continúa.

Nota relacionada: Llegan los robots humanoides: la última revolución de la inteligencia artificial

A pesar de las opiniones divididas sobre el uso de la IA en la educación, su integración parece inevitable dada su creciente relevancia en otros aspectos de la sociedad. Mientras tanto, los investigadores y educadores continúan explorando cómo optimizar su uso para complementar, en lugar de reemplazar, la enseñanza tradicional. En última instancia, la coexistencia entre profesores humanos y generados por IA podría ofrecer un equilibrio entre la eficiencia tecnológica y la conexión humana que sigue siendo fundamental en la educación.

María Gutiérrez – TMP