Los precios del crudo aumentaban más de 2 dólares el lunes, extendiendo las ganancias mientras los inversores estaban atentos a las posibles medidas de la OPEP+ para recortar la producción y apoyar los precios en una reunión tiempo después en el día.

A las 1115 GMT, los futuros del crudo Brent caminaban 2,76 dólares, o un 2,99%, a 95,80 dólares por barril, tras subir un 0,7% el viernes. El West Texas Intermediate en Estados Unidos ganaba 2,38 dólares, o un 2,74%, a 89,24 dólares, luego de mejorar un 0,3% en la sesión anterior.

Los mercados estadounidenses estarán cerrados este lunes por ser día festivo.

Nota relacionada Precios del crudo suben mientras OPEP+ prepara un aumento de su producción

En su reunión del lunes, la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) y sus aliados, un grupo conocido como OPEP+, posiblemente mantendrán sin cambios las cuotas de bombeo para octubre, afirmaron seis fuentes de la alianza. Tres de las fuentes señalaron que podría discutirse también un pequeño recorte de 100.000 barriles por día.

«Se espera que el grupo deje sin cambios los objetivos de producción, pero es probable que al menos se discuta un recorte, lo que, si se lleva a cabo, crearía más volatilidad e incertidumbre en un momento de considerable malestar», declaró Craig Erlam, analista de mercado senior de OANDA.

Rusia, segundo productor mundial de petróleo y miembro clave de la OPEP+, no es partidaria de un recorte de la producción en este momento y es probable que el grupo de productores decida mantenerla estable, informó el domingo The Wall Street Journal, citando fuentes no identificadas.

Nota relacionada Libia produce 800.000 barriles de crudo al día tras el levantamiento de los bloqueos

Asimismo, los precios del crudo han declinado en los últimos tres meses desde los máximos de varios años alcanzados en marzo, presionados por la preocupación de que las subidas de las tasas de interés y las restricciones por el COVID-19 en algunas partes de China puedan desacelerar el crecimiento económico mundial y mermar la demanda petrolera.

Adicionalmente, las conversaciones para reactivar el acuerdo nuclear de 2015 entre Occidente e Irán, que podría suponer un aumento de la oferta gracias a la reincorporación del crudo iraní al mercado, se han topado con nuevos obstáculos.