El precio del petróleo intermedio de Texas (WTI) aumentó este lunes un 0,01 % y cerró en 110,29 dólares el barril, prácticamente plano, luego de terminar al alza la semana pasada aupado por la relajación de las medidas de confinamiento en China.

Al culminar las operaciones en la Bolsa Mercantil de Nueva York (Nymex), los contratos de futuros del WTI para entrega en julio ganaron 0,01 dólares con relación al cierre anterior.

Otros especialistas señalaron como factor alcista la fuerte demanda de gasolina en Estados Unidos, donde el buen tiempo y las vacaciones favorecen el aumento del transporte por carretera entre los meses de mayo y septiembre.

La demanda del oro negro en China podría incrementar ya que las autoridades de Shanghái levantaron algunos bloqueos por la pandemia.

El levantamiento de los confinamientos por nuevos brotes de la covid-19 en China se da cuando los inversores están preocupados por una posible recesión económica.

La ONU rebajó del 4 % al 3,1 % su previsión de crecimiento para la economía mundial este año como consecuencia de la guerra en Ucrania, que está agravando el problema de la inflación y amenazando la frágil recuperación de la crisis de la covid-19.

En una revisión de su informe de perspectivas económicas, Naciones Unidas prevé que las principales economías del mundo se verán claramente afectadas por el conflicto y progresarán por debajo de lo esperado: un 2,6 % en el caso de Estados Unidos, un 2,7 % en la Unión Europea y un 4,5 % en China

De esta manera, los contratos de futuros de gasolina con vencimiento en julio bajaron menos de 1 centavo, hasta 3,68 dólares el galón, y los de gas natural para ese mismo mes subieron 64 centavos, hasta 8,82 dólares por cada mil pies cúbicos.