El peso de Chile era la moneda con la mayor caída entre las principales divisas de mercados emergentes el viernes, luego de que el déficit de cuenta corriente se disparara inesperadamente a un récord.

El peso retrocedía 0,7% frente al dólar, casi el triple de la caída de cualquiera de sus pares, lo que eleva su caída de tres días a 4,3%.

El déficit de cuenta corriente, el indicador más amplio del comercio de bienes y servicios, se amplió a US$9.430 millones en el tercer trimestre frente a una cifra revisada de US$7.890 millones en los tres meses anteriores, de acuerdo con los datos del Banco Central de Chile. Eso lleva el déficit de los últimos 12 meses a un enorme 9,9% del producto interno bruto, señaló el banco. El déficit se pagó en gran parte con una disminución de las reservas de divisas del banco central.

Nota relacionada Sistema financiero chileno mantiene resiliencia y riesgos contenidos, pero enfrenta desafíos

El déficit implica una “elevada vulnerabilidad a ajustar las condiciones financieras mundiales”, declaró Felipe Hernández, economista de Bloomberg Economics para América Latina. “Ahora que el banco central ha considerado el fin del ciclo de ajuste, apunta a un debilitamiento adicional de la presión sobre la moneda”.

El déficit se coteja con el pronóstico promedio de US$7.300 millones de tres analistas encuestados por Bloomberg, mientras que el déficit del segundo trimestre se revisó al alza en más de US$1.000 millones frente a la lectura original de US$6.5600 millones.

Por su parte, el banco central atribuyó el déficit a la primera brecha comercial desde el tercer trimestre de 2019 y a la repatriación de ganancias de empresas extranjeras. El déficit comenzó a ampliarse en el 2021 luego de que el gasto del Gobierno en estímulo y una serie de retiros anticipados de ahorros para pensiones impulsaran la demanda de importaciones.

Nota relacionada Vino chileno busca afianzar sus exportaciones con Asia y América como meta

En estos momentos, que el consumo se está debilitando con una caída en las ventas minoristas, las importaciones de maquinaria están aumentando.

El sólido crecimiento de la inversión en maquinaria y equipamiento compensó el lastre de la caída del consumo y mantuvo las importaciones cerca de su nivel récord”, dijo Hernández.

El déficit de cuenta corriente se vio compensado por un superávit de US$11.120 millones en la cuenta de capital, la mayor parte de lo cual correspondió a un retiro de las reservas de divisas del banco central. Las reservas se desplomaron a US$37.900 millones a fines de octubre frente a los US$55.000 millones de un año antes, cuando el banco central intervino para defender el peso.