El Gobierno de Panamá anunció un aumento del consumo e del ingreso corriente en los primeros meses de 2021, lo que supone un avance de la recuperación económica del país, tras el derrumbe de un 17,9% del producto interno bruto (PIB) y alrededor de un 27% de los ingresos tributarios en 2020, como consecuencia del Covid-19.

El Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) reportó que al 31 de marzo pasado «la perspectiva de ingresos corrientes» se situó un «34% por encima de lo presupuestado», y que «su sostenibilidad va a depender del control adecuado de la pandemia».

TE PUEDE INTERESAR: PIB de España cayó 0,5% en primer trimestre del año

El viceministro de Finanzas, Jorge Almengor, dijo que el avance se da “por el impacto positivo, como resultado de la estrategia del Gobierno de controlar la pandemia mitigando la reproducción del virus a través de controles de bioseguridad y el proceso de vacunación», iniciado el pasado 20 de enero y que ha administrado más de 670.000 dosis.

Panamá, que acumula 364.844 casos y 6.235 muertes por la covid-19, exhibe ahora cierto control tras las fuertes restricciones impuestas en enero pasado para frenar una agresiva segunda ola de la enfermedad, que le hizo marcar cifras récord de contagios y defunciones diarias.

En tanto, la cartera de Economía y Finanzas informó también que la recaudación del Impuesto de Traslado de Bienes Materiales y Servicios (ITBMS), un tributo similar al impuesto al valor agregado (IVA) que tiene una tasa del 7 %, marcó de enero a abril «un crecimiento sostenido mensual de aproximadamente un 38%».

En cuanto a las proyecciones para 2021 y 2022, Almengo resaltó que «son bastante optimistas», además recordó, que en ese sentido el Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Mundial (BM) han estimado para este año un crecimiento del PIB panameño del 9,9% y del 12%, respectivamente. 

TE PUEDE INTERESAR: Gobierno de Maduro otorga arresto domiciliario a los “6 de Citgo”, detenidos desde hace más de 3 años

Con información de Efe

 

LEA MÁS: CEO de Ripple: Reguladores cripto de Asia tienen más claridad que los de EEUU