Los 15.000 millones que se dedicarán a este paquete son el doble de lo que el Gobierno neerlandés gastó este año para proteger el poder adquisitivo de los hogares de bajos ingresos

El Gobierno neerlandés planea aumentar el salario mínimo en un 10% el próximo año, e invertirá unos 15.000 millones de euros para mejorar el poder adquisitivo de la población contra el efecto de la inflación, según acordó el Ejecutivo este miércoles en el memorándum del presupuesto de 2023.

Los cuatro partidos de centroderecha que conforman la coalición de Gobierno han llegado esta madrugada a un acuerdo sobre el presupuesto estatal del próximo año, y como es habitual en estas fechas, los detalles ya han empezado a filtrarse a la prensa local, antes de su presentación oficial en Prinsjesdag, el tercer martes de septiembre e inicio del curso político.

Nota relacionada Países Bajos informa que no pagará el gas ruso en rublos y Gazprom corta el suministro

Según dijeron fuentes del Gobierno a la televisión pública NOS y al diario AD, el aumento del salario mínimo entrará en vigor el 1 de enero, será del 10 % y la subida se hará de golpe, y no en tres pasos de solo un 2,5 % cada uno, como se había planeado previamente.

Como la pensión estatal está vinculada al salario mínimo, los jubilados también se beneficiarán de esta subida en 2023.

Por otro lado, y aunque no planea implementar ningún cambio de política para abordar la reducción del poder adquisitivo este mismo año, el Gobierno sí planea reducir el impuesto de la renta para los tramos impositivos más bajos el próximo año, añade la agencia ANP, que habla de una subida de impuestos para las empresas, las energéticas y las rentas más altas para compensar.

Nota relacionada Nestlé surte a EEUU con leche de fórmula desde Suiza y Países Bajos frente a escasez

Los 15.000 millones que se dedicarán a este paquete son el doble de lo que el Gobierno neerlandés gastó este año para proteger el poder adquisitivo de los hogares de bajos ingresos, un aumento que buscará en 2023 compensar la inflación y el aumento de los costes de la energía en las rentas bajas.

La oficina nacional de estadísticas (CBS) señaló hoy que la inflación en Países Bajos alcanzó un nuevo máximo del 13,6 % en agosto, frente al 11,6 % de julio.

Nota relacionada Venezuela lidera la lista de países que serán castigados por la inflación en 2022

Además, según las previsiones de la oficina central de planificación (CPB), el crecimiento económico en Países Bajos se ralentizará en 2023: El poder adquisitivo caerá un 6,8 % este año y la pobreza infantil podría llegar al 9,5 %, lo que ha presionado al Ejecutivo a tomar medidas para aliviar a los hogares.

«Nunca había visto datos como estos. Esto es dramático (…) Especialmente para las personas que ya lo tienen difícil y pronto no podrán pagar sus facturas de energía», señaló el director de CPB, Pieter Hasekamp, quien cree que la economía neerlandesa probablemente solo crecerá un 1,1 % el próximo año, frente al 4,6 % previsto para este 2022.

El presupuesto se presenta tradicionalmente el tercer martes de septiembre, en una jornada conocida como Prinsjesdag (Día del Príncipe), y hasta entonces los ministros no podrán hacer comentarios públicos al respecto.