El empresario Elon Musk elevó el pasado sábado el telón para presentar un robot humanoide, en el que el CEO de Tesla tiene depositadas sus expectativas y está convencido de que podría ser en el futuro más importante que los automóviles eléctricos de la compañía que lidera.

Forrado de una maraña de cables y articulaciones de naturaleza mecánica, el robot, bautizado con el nombre de Optimus, se movió tambaleante en la noche del pasado sábado sobre el escenario y saludó al público allí congregado.

Musk, que ejerció de maestro de ceremonias en el evento de presentación de Optimus, asegura que el robot recalará previsiblemente en el mercado con un precio de 20.000 dólares.

Nota relacionada En cualquier momento serán robots los que anoten tus pedidos en los McAuto de McDonald’s

Mucho más torpe en sus movimientos que los célebres robots humanoides de Boston Dynamics (capaces de correr, saltar y hasta bailar), Optimus se beneficia, según Musk, de albergar en sus entrañas la tecnología del «Autopilot» de Tesla, lo cual le permite reconocer el entorno.

Optimus, un robot barato que aspira a ser fabricado en masa

Los videos proyectados a lo largo de la presentación en sociedad de Optimus muestran al robot, de 73 kilogramos, levantando cajas, regando plantas y moviendo piezas de metal en una fábrica de Tesla.

Optimus nace con el objetivo de ser un robot útil y susceptible de ser fabricado con suma celeridad y de manera masiva. Uno de los desarrolladores involucrados en la creación de Optimus afirmó durante la presentación que del robot podrían fabricarse no solo miles sino millones de unidades.

Musk está convencido de que robots como Optimus pueden erradicar la pobreza en el planeta Tierra y sembrar allí la abundancia. En el pasado el empresario sudafricano aventuró incluso que los robots podrían aventajar a los automóviles en términos de volumen de producción en el seno de Tesla.

Nota relacionada Elon Musk pretende agregar juegos de Steam en sus Teslas

En el momento que el robot Optimus fue anunciado hace un año, Tesla tuvo la ocurrencia de vestir a un humano con un traje robótico, lo cual fue objeto de toda una burla en la red de redes.

Boston Dynamics, la compañía pionera en el ámbito de los robots humanoides con la que Tesla deberá necesariamente competir, fue en sus inicios una compañía subsidiaria de Google y en estos momentos forma parte del gigante surcoreano de la automoción Hyundai.

A lo largo de la presentación de Optimus Tesla aprovechó para explayarse sobre el funcionamiento de la tecnología parapetada tras el «Autopilot» de Tesla y sus funcionalidades enfocadas al «machine learning». La empresa automovilística hizo especial hincapié en la capacidad de los vehículos de Tesla para reconocer el entorno circundante con la ayuda de ocho cámaras.

Nota relacionada Elon Musk compra el dogecoin pese al hundimiento de las ‘criptos’ y la demanda milmillonaria

El empresario confía en que los coches de Tesla pueden circular de manera autónoma apoyándose única y exclusivamente en las cámaras y renunciando a los carísimos radares láser por los que están apostando otros fabricantes automovilísticos.

En la actualidad 16.000 clientes de Tesla en Estados Unidos están circulando con una versión de prueba del «Autopilot», enfocado a controlar, por ejemplo, los vehículos en embotellamientos de tráfico y otras situaciones sencillas.

Aunque quienes ya han probado el «Autopilot» de Tesla no hablan de él demasiado bien, la compañía tiene intención de comenzar a probar el software a finales de este año en otros países, donde los tests se ha demorado por los requisitos de las autoridades reguladoras locales.