La consola Nintendo Switch ha logrado superar a su competencia Wii, pero la falta de los semiconductores en todo el mundo obligó a la empresa nipona a reducir los pronósitcos para el dispositivo de juego.

Nintendo ha vendido 103,54 millones de unidades de Switch desde su lanzamiento a principios de 2017, justo por encima de las 101,63 millones de unidades de Wii vendidas desde su lanzamiento en 2006. La empresa ya no produce Wii.

Es un gran hito para Switch, ya que Wii era una de las consolas más populares de Nintendo. Sin embargo, el Switch aún está por detrás de las ventas del Gameboy portátil original y la generación posterior de Nintendo DS.

El jueves, la compañía dijo que en los nueve meses hasta finales de diciembre vendió 18,95 millones de unidades del Switch, que incluye el dispositivo portátil Switch Lite. Eso marca una caída interanual del 21,4%.

Agregó que ahora espera vender 23 millones de unidades del Switch en su año fiscal que se extiende hasta fines de marzo, por debajo del pronóstico anterior de 24 millones.

Nintendo, como muchas otras empresas de electrónica de consumo, ha estado lidiando con la escasez de componentes, en particular, los semiconductores que alimentan sus dispositivos.

“La perspectiva de los semiconductores y otros componentes se ha mantenido incierta desde el comienzo de este año fiscal y los retrasos en la distribución siguen sin resolverse, por lo que la producción y la logística continúan viéndose afectadas”, dijo Nintendo en un comunicado el jueves.

La falta de semiconductores significa que Nintendo no puede producir suficientes consolas para satisfacer la demanda del Switch.

El recorte se produce después de que Sony redujera el miércoles su pronóstico de ventas de PlayStation 5 para todo el año de 14,8 millones de unidades a 11,5 millones, reseña CNBC.