El Fondo Monetario Internacional (FMI) anuncio en su último informe que, a pesar que las monedas digitales de banco central (CBDC, por sus siglas en inglés), se encuentran en una período de experimentación, pueden dar mayor persistencia y seguridad que criptoactivos como bitcoin (BTC).

«Si las CBDC se diseñan con prudencia, potencialmente pueden ofrecer más resiliencia, más seguridad, mayor disponibilidad y costos más bajos que las formas privadas de dinero digital», afirma el documento hecho por Kristalina Georgieva, directora gerente del FMI.

La directora coteja en consideración a las ventajas de las CBDC, con las criptomonedas, utilizando antiguas pruebas como que los criptoactivos no tienen respaldo y son «inherentemente volátiles». De hecho, cree que las CBDC pueden ser superiores que las monedas estables.

«Las monedas estables mejor administradas y reguladas pueden no estar a la altura de una moneda digital de banco central estable bien diseñada», agregó la funcionaria.

Las declaraciones las realizó, aun reconociendo que las CBDC están en una temprana de desarrollo. «No sabemos exactamente qué tan lejos ni qué tan rápido llegarán», señaló Georgieva.

El informe subraya que hay alrededor de 100 países explorando las CBDC en distintos niveles. Unos en fase de investigación, otros se encuentran realizando pruebas y hay otros que ya distribuyen las monedas digitales de banco central al público.

Bitcoin es capaz de resolver problemas históricos del dinero fíat

La actitud del FMI frente a bitcoin y las criptomonedas no es tan rígida como la de hace unos años atras. Asimismo, las palabras de Georgieva indican que todavía las ven de reojo.

No obstante, el fundador y CEO de la pasarela de pagos Strike, Jack Mallers, logró refutar ante el propio FMI, en diciembre pasado, que Bitcoin está capacitado para solucionar los problemas que arrastran desde hace años las transacciones monetarias internacionales respaldadas por el organismo financiero.

En este sentido, el reconocido bitcoiner comento que el proceso actual de transacciones transfronterizas varía de muchos intermediarios entre quien envía y recibe. Eso genera tardanza e incrementa los costos. Caso contrario a la red Bitcoin que puede mejorar eso a través de Lightning Network.

Todo es motivado a que la red Bitcoin es descentralizada, lo que significa, eliminar la necesidad de involucrar a terceras partes de confianza ya que las transacciones las realizan los usuarios directamente entre ellos.

Adicionalmente, Bitcoin es «dinero global, valorado igual en todos lados, en todo momento por todos en el mundo; no está localizada, es un sistema abierto, es una política monetaria que es defendida por una red distribuida de pares», resaltó Mallers.

En desacuerdo a lo que ocurre con el dinero fíat (incluso en su versión digital como las CBDC) a Bitcoin no hay gobierno que pueda tomarlo y cambiarlo; trabaja 24 horas, los 7 días de la semana, es confiable y suficientemente descentralizado para sobrevivir por sí mismo.

Asimismo, no hay peligro de que una institución financiera pueda bloquear cuentas de terceros en ese sistema digital. A groso modo se puede considerar una fortaleza, frente a monedas digitales de los bancos centrales que apenas están en pleno desarrollo.