El Gobierno de Panamá afirmo que no prevé entrar en la “lista negra” del Grupo de Acción Financiera (GAFI), la cual ha pedido al país acelerar acciones que combatan el blanqueo antes de junio próximo para evitar nuevas medidas, entre las que destacan la posibilidad de ser incluido en ese listado, en el que solo están Irán y Corea del Norte.

«No creo que vayamos a una lista negra (del GAFI), pero nuestro reto más importante es salir de esas listas”, afirmó el titular del Ministerio de Economía y Finanzas (MEF), Héctor Alexander, en la sede de la Cámara De Comercio Industrias y Agricultura (Cciap).

En su más recién actualización, GAFI conservó a Panamá en la “lista gris”, en la que permanece desde 2019, e instó “encarecidamente” al país a “demostrar rápidamente progresos significativos en la finalización de su plan de acción para junio de 2022”.

Hemos estado avanzando con bastante fuerza en todo el tema de las listas, nos quedan acciones para mostrar efectividad, y esperamos este año ser plenamente efectivos”, añadió el ministro.

Asimismo, el Gobierno refuta que están en práctica 8 de 15 acciones exigidas por el GAFI, y registra que aún le faltan 7, que incluyen “modificaciones legislativas, desarrollos exhaustivos de análisis de riesgos, implementación de normativas, desarrollo de un registro de beneficiario final y el incremento en las investigaciones, enfocadas en los delitos precedentes en el extranjero, entre otros”, de acuerdo con la información oficial.

Las medidas que estamos tomando nosotros para salir de las listas son aquellas que casualmente tenemos que profundizar acciones”, subrayó el ministro.

Además indicó que “una de ellas tiene que ver con el sistema de información, sobre el cual se van a volcar una serie de información relacionada con los beneficiarios últimos de las corporaciones, y otra tiene que ver con el monitoreo constante que debemos tener respecto a las empresas”.

La nación fue incluida en el 2014 en la lista gris del GAFI de países que presentan deficiencias en la lucha contra el blanqueo de capitales y el financiamiento del terrorismo. Consiguió salir en el 2016 pero fue reinsertada en junio de 2019 y permanece desde entonces.

En el mes de febrero, la UE conservó a Panamá en su lista negra de paraísos fiscales junto a Samoa Americana, Fiji, Guam, Palau, Trinidad y Tobago, las Islas Vírgenes americanas y Vanuatu, tras verificar que continúan sin cooperar o no han hecho las reformas a las que se habían comprometido.

En contexto, Panamá no cumple los criterios internacionales sobre transparencia e intercambio de información fiscal y tiene un régimen de exoneración de los ingresos procedentes del extranjero considerado perjudicial por la UE.

Sin embargo, el país centroamericano se ha comprometido a cumplir las recomendaciones del marco contra la erosión de la base fiscal de la OCDE en lo que respecta a las declaraciones país por país por parte de las multinacionales a tiempo para la revisión de otoño de 2023, conforme al documento aprobado por el Consejo de ministros de Industria de la UE.