Meta tenía todo bajo control cuando el pasado mes de octubre levantaba el telón de su nueva imagen corporativa, reflejo de la firme apuesta por el metaverso de la empresa liderada por Elon Musk.

Pero, al parecer la imagen corporativa que Meta mostraba entre grandes alharacas hace unos meses no es tan propia como parecía a bote pronto (y podría ser un plagio). La organización suiza sin ánimo de lucro enfocada al «blockchain» Dfinity ha presentado recientemente en un tribunal del norte de California una demanda contra Meta por infracción de marca registrada.

En la denuncia Dfinity alega que el logo de Meta es asombrosamente similar al suyo propio. La demanda recoge daños no especificados contra la marca de Dfinity y solicita al tribunal que impida a Meta seguir utilizando su actual logotipo argumentando que la propia reputación de Dfinity está en juego.

La marca Dfinity resultaría severamente dañada en su desarrollo de internet y su capacidad para atraer usuarios si tales usuarios terminaran asociando Dfinity con la sórdida historia de Meta en relación con la privacidad online”, resalta la demanda.

Sin embargo, ¿podría el todopoderoso Meta quedarse compuesto y sin logo? Es posible, pero en modo alguno probable, de acuerdo con los especialistas. La resolución del caso depende de si los consumidores consideran que los logotipos de una y otra empresa se prestan o no a la confusión.

Dfinity lo tiene complicado para imponerse en los tribunales frente a Meta

«No veo una gran probabilidad de confusión, por lo que no creo que el caso pueda decantarse a favor de Dfinity», declaró Alexandra J. Roberts, profesora de la Escuela de Derecho Franklin Pierce de la Universidad de New Hampshire, en declaraciones a Fast Company. «Aun así, no se puede descartar que la tesis de Dfinity termine imponiéndose en el caso», dijo.

La verdad es que tanto el logo de Meta como el de Dfinity están inspirados en el signo de infinito, que es bastante similar en el universo del branding. Puede que uno y otro logo sean similares desde el punto de vista de la forma y el diseño, pero no dejan de ser versiones estilizadas de un símbolo muy común.

Este suceso se lo pone más difícil a Dfinity a la hora de razonar que el signo de infinito pueda realmente ser asociado a una compañía en particular.

«El nombre ‘Dfinity’ es el rasgo más distintivo de la marca registrada Dfinity y no tanto el logotipo», señala Jon J. Lee, profesor asociado de la Escuela de Derecho de la Universidad de Oklahoma. «Si Meta hubiera adoptado un nombre similar, como Sfinity, para su marca, tendría más fundamento la denuncia por infracción de marca registrada», añadió.

Por esta razon, y a aun cuando Dfinity fracasara a la hora de imponer su tesis en ellos tribunales, la demanda podría comprometer los esfuerzos de Meta para lograr la protección como marca registrada de su propio logo.

«La Oficina de Patentes y Marcas Registradas de Estados Unidos podría concluir el logotipo de Meta no es suficientemente distintivo por sí mismo», afirmó Lee.