Muchos estudios y encuestas realizadas inciden en la gran habilidad digital y conectividad de la Generación Z. No obstante, luego de años desarrollando sus vidas mediante lo digital, los centennials deciden «cerrar sesión». Así se desprende de un informe de Mazzin, la primera consultora generacional de España

El COVID-19 obligo a muchos jóvenes a tomar importantes decisiones en la web. Con la mejora de esta situación, desde el año pasado, el 95% manifestó la necesidad de desconectarse de sus perfiles sociales y el 72% los cerró temporalmente en alguna ocasión.

Nota relacionada Influencers se cuelan en las decisiones de compra del consumidor

«Muchos jóvenes se encuentran actualmente en el proceso de tomar decisiones importantes: elección de carrera universitaria o desarrollo profesional, búsqueda de ciudad para el vivir, etc. Es difícil tomar esas decisiones tras una pandemia global», señala Adrián Ballester, director de la Crew de Mazinn.

Causas que producen esta «desconexión»

Cabe destacar que el uso de las nuevas tecnologías ha estado siempre en el punto de mira. En la mayoría de las ocasiones, el empleo de esta ha sido expuesto como algo negativo, desarrollando una contra tendencia conocida como la demonización de lo digital.

Nota relacionada La Generación Z quiere que las marcas se enfoquen al bien común

«A través del estudio de esta tendencia, queríamos entender cómo estaban reaccionando los jóvenes ante un mundo donde lo digital no se entiende. Sin embargo, pudimos observar que la Generación Z es consciente de que el daño está en el modo de uso, y cómo están encontrando todo tipo de trucos para desconectar digitalmente: apagar el móvil el mes de agosto, eliminar ciertas apps, configurar una activación automática del modo descanso diariamente», afirma Adrián.

Por su parte, otro de los grandes motivos de peso por los cuales la Generación Z se separa de las redes es la salud mental. La Asociación Americana de Psicología revelaba en uno de los estudios que solo un 45% de la Generación Z considera tener una buena salud mental. La cual se ve afectada por el empleo de las redes sociales.

La comparación, la necesidad constante de publicar contenido o la ansiedad de no hacerlo son algunas de las principales causas que afectan a la salud mental de los jóvenes. Los cuales consideran como método efectivo abandonar plataformas como Twitter, Instagram o TikTok.

Nota relacionada Preferencias de la Generación Z en cuanto a redes sociales

Ejemplos de estas situaciones son los casos de la influencer Dulceida, que con 3 millones de seguidores decide abandonar de forma temporal su cuenta de Instagram. Casos similares son el de Daniel Marrero, influencer y modelo con 346 mil seguidores, o Charli D’Amelio, la tiktoker más conocida con 125 millones de seguidores a sus 17 años.

Estos son solo algunas de las «víctimas» de las redes sociales, que se ha convertido en la realidad de toda una generación. La cual decide poner «punto y aparte» aprovechando momentos como el verano para desconectar y despejar la mente, una de las claves para esta Generación Z, que necesita entender sus emociones.