El presidente venezolano Nicolás Maduro dijo que espera implementar en ese país un nuevo sistema de fijación de precios, pero que antes concretará los mecanismos para eso a través de la prometida “economía digital”.

En alocución anoche, el mandatario socialista dijo que hay temas por resolver:

TE PUEDE INTERESAR: En Francia la inflación interanual registró un aumento de 1,2% en abril

“Uno, sobre el tema de los precios y la inflación. A veces el silencio ha tenido que ser. Tenemos que avanzar en la recuperación del poder adquisitivo… Estamos a punto de tomar nuevas decisiones del poder adquisitivo de los trabajadores”.

“Hay que implementar un nuevo sistema de fijación y regulación de precios, pero vamos primero con mecanismos», recalcó el mandatario chavista, quien considera que tal sistema «es uno de los problemas graves que tenemos”, añadió.

No es la primera vez que el Estado venezolano pretende aplicar un sistema de fijado de precios. En el pasado ha llevado al desabastecimiento.

“Hemos hecho un tremendo esfuerzo para proteger el salario de los trabajadores, todos los días estamos creando instrumentos para que el dinero se mueva de manera digital, la meta de este año está establecida en la economía digital”, aseguró el chavista.

En tanto, se refirió al sistema de pago Commerce-2-Person (C2P), que busca mitigar la escasez de dólares en efectivo en Venezuela, ampliamente usado en ese país.

“Hemos creado el C2P para facilitar la vida comercial de todo un país y meterle un golpe en el sistema de flotación de la guerra contra el papel moneda. Aquí ganamos porque no dan vuelto en las calles y quieren pagar con un chocolate el cambio de dos o tres dólares. Esto lo estamos resolviendo con el C2P”, dijo.

“Esta aplicación permite hacer operaciones de uso frecuente como transferencias, pago clave, recarga de operadoras telefónicas, pago de servicios, menudeo, entre otras operaciones”, finalizó.

TE PUEDE INTERESAR: Petróleo se recupera por positivas previsiones de la demanda

LEA MÁS: La producción industrial de la eurozona creció un 0,1% en marzo