El aumentó repentino de la inflación de la zona euro, subió el mes pasado, lo que posiblemente hará más incómoda la lectura del Banco Central Europeo, que ha subestimado sistemáticamente las presiones sobre los precios y ha sido criticado por algunos de sus propios responsables de política monetaria.

La inflación en los 19 países que comparten el euro incrementó en un 5% desde el 4,9% de noviembre, haciendo historia para el bloque monetario y muy por encima de las expectativas de los analistas de un 4,7%.

Los costos de la energía, que subieron un 26% en comparación con el año anterior, continuaron siendo el principal motor, sin embargo, los incrementos de los alimentos, los servicios y los bienes importados asimismo, estuvieron muy por encima del objetivo general de inflación del 2% del BCE, de acuerdo a lo que mostraron los datos de Eurostat el viernes.

Luego de la pandemia del año pasado y además con la reactivación de la economía, hizo que el crecimiento de los precios se disparara, agarrando inadvertido al BCE, que hace unos meses pronosticaba una inflación benigna.

Todo esto conlleva a que ante las más que probables subidas de tipos de interés (que no será tanto), los bancos lo celebren en bolsa. Si el año pasado BBVA, Bankinter y Sabadell fueron los que más aumentaron, este año el consenso de mercado apuesta claramente por Banco Santander y Caixabank .

De un sinfín de bancos, Santander es el que mayor potencial alcista tiene, resumidamente, del 32,45%, seguido de Caixabank, con un 26,90%.

Por rentabilidad acumulada en 2021, Banco Sabadell es la entidad del Ibex 35 que mejor lo hizo el año pasado, cuando sus títulos ganaron en bolsa más de un 67%.