La Bolsa de Metales de Londres (LME) detuvo los negocios de níquel el martes después de que los precios se duplicaron a un récord de 100.000 dólares por tonelada, impulsados por una contienda para cubrir posiciones cortas después de que las sanciones occidentales amenazaran el suministro del principal productor del metal, Rusia.

Nota relacionada La UE y EEUU aíslan a Rusia de las finanzas al excluirla parcialmente del SWIFT

La escalada del níquel refleja el pánico del mercado creado por la invasión rusa a Ucrania, una situación que ha llevado a los operadores a una fuerte puja por el metal, crucial para fabricar acero inoxidable y baterías para vehículos eléctricos.

«La LME ha tomado esta decisión por motivos de organización del mercado», dijo la Bolsa de Metales de Londres, una de las plazas de productos básicos más importantes del mundo, y agregó que estaba considerando una suspensión de varios días.

Nota relacionada El níquel escala a nivel récord por temor en torno a suministros de Rusia

«La LME planificará activamente la reapertura del mercado del níquel y anunciará sus planes al mercado lo antes posible».

El níquel a tres meses en la LME se duplicó con creces el martes a 101.365 dólares por tonelada, antes de que la LME detuviera el comercio en sus sistemas electrónicos.

Nota relacionada Precio del níquel sube a máximo de una década por temores sobre suministro

La incertidumbre causada por la invasión de Rusia y las sanciones resultantes se ha sumado a un mercado de níquel ya alcista debido a los bajos inventarios.

Los precios del níquel se han cuadruplicado desde la semana pasada por temor a nuevas restricciones en el suministro.

Rusia no solo suministra alrededor del 10% del níquel del mundo, sino que la empresa rusa Nornickel es el mayor proveedor mundial de níquel apto para baterías, con un 15%-20% del suministro global, dijo Dominic O’Kane, analista de JPMorgan.