Hace exactamente una década, el entonces presidente Hugo Chávez ordenó el cierre de todos los casinos y bingos en Venezuela. Eso se concretó el año siguiente, cuando el Sindicato de Trabajadores de Bingos y Casinos de Venezuela informó que, tras el cierre del último establecimiento de juegos de azar, más de 100.000 personas perdieron sus empleos.

En aquella ocasión Chávez argumentó que la medida se justificaba porque los establecimientos de juegos de envite y azar eran lo que llamó «sitios de perdición» que solo servían para los fines «burgueses».

Nota relacionada Casino en Venezuela acepta BTC y otros activos digitales

Pero tras una debacle económica de gran envergadura, su sucesor, Nicolás Maduro, celebró la vuelta de los casinos a Venezuela.

Poco después del anuncio en enero de 2020, de un primer casino en el Hotel Humboldt, en agosto de este 2021 se conoció que al menos 30 casinos habían adquirido una licencia de operación.

Desde entonces, mucho se ha hablado de ello. Y en ese sentido este jueves The Wall Street Journal, en un reportaje sobre la situación de la economía venezolana, reveló que los operadores de los casinos debieron desembolsar 350.000 dólares por cada establecimiento para obtener la licencia.

Nota relacionada Critican que se quieran abrir casinos otra vez en Venezuela si es para captar divisas “de dudoso origen”

«Una Comisión Nacional de Casinos supervisada por generales del Ejército ha vendido licencias por 350.000 dólares cada una, a 30 nuevos casinos en todo el país con nombres como Baywatch, Bellagio y Hotel Dubai», señala el reportaje.

Con la cifra desembolsada por cada uno de los establecimientos (30) se debió obtener un total de 10,5 millones de dólares ($ 10.500.000).

Nota relacionada Atari desarrollará un casino cripto on line

«Esta es una apuesta hacia el futuro». Así se lo comentó Soraya Roye, exejecutiva de juegos de azar, a The Wall Street Journal.

Y recordó que hace una década encabezó protestas contra Chávez por la orden de cerrar los casinos y bingos. Pero ahora Roye capacita a trabajadores para la reapertura de sitios de juegos.

«El gobierno se dio cuenta de que tenía que cambiar y diversificar la economía», opinó.

Fuente: El Nacional.