El sector de papelería y librería resultó ser uno de los más afectados desde que empezó la pandemia de COVID-19 en el país.

El vendedor de la librería escolar Kichi de La Guairita, Hugo Salinas, quien señaló que las ventas fueron “esporádicas”. El mismo indicó:

“Octubre sí mostró un poquito de depresión en cuanto a ventas, pero en septiembre tuvimos mucho movimiento con el anuncio del retorno a clases presenciales”.

Nota relacionada Librerías venezolanas cubrirán demanda de útiles escolares para este año con el inventario del 2020

Salinas también aseguró que trabajaron jornada reducida y manejaron distintas estrategias para seguir activos. Agregó:

“Apenas se dio la flexibilización, fuimos los primeros en incorporarnos. Tratamos de hacerlo lo mejor posible, pusimos las medidas de prevención que incluso creíamos pertinentes”.

Nota relacionada Papelerías y librerías de Venezuela en crisis por la pandemia: Ventas han caído un 70% desde el año pasado

Servicio delivery: Un salvavidas para las librerías

Numerosas librerías de Caracas se vieron en la necesidad de reinventarse bajo el esquema de trabajo 7+7, con servicios de delivery y pick up de libros y listas de útiles escolares.

Destacaron el papel fundamental de las redes sociales para hacer posible las ventas durante la cuarentena.

La dueña de la librería Los Pinos de La Boyera, Teresa de Lorenzo, apuntó que las ventas subieron el doble con el anuncio del regreso a clases presenciales. Expresó:

“Hacen el pedido y uno pasa el presupuesto. Si la gente acepta, uno lo manda; pero previamente ya han pagado”.

Nota relacionada Jugueterías activan sistema de apartado

De Lorenzo, al igual que Salinas, espera un aumento en los próximos meses por la venta de juguetes y libros como regalos.

Con información de Unión Radio.