El crecimiento de la actividad del sector privado de la zona euro ha alcanzado en mayo su mayor ritmo de los últimos 39 meses, impulsada por el fuerte resurgimiento del sector de los servicios y por el avance del sector manufacturero.

El dato preliminar del índice compuesto de gestores de compra (PMI) publicado este viernes, subió hasta los 56.9 puntos desde los 53.8 de abril gracias al fuerte aumento de la demanda, que alcanzó máximos de 15 años.

TE PUEDE INTERESAR: Ventas minoristas británicas repuntan en abril tras la reapertura de comercios

El nuevo nivel se ubicó por encima de la marca de 50 que separa el crecimiento de la contracción, así como un aumento superior al más modesto hasta los 55.1 puntos previsto en una encuesta de Reuters.   

«Las medidas para la contención del virus se han atenuado en mayo hasta el nivel más bajo desde octubre del año pasado, facilitando una mejora especialmente marcada en la actividad empresarial del sector servicios, que ha ido acompañada de otra expansión casi récord de la producción manufacturera», declaró Chris Williamson, economista jefe para empresas de IHS Markit.   

En tanto, el índice PMI para el sector servicios rebotó hasta los 55.1 puntos desde la lectura de 50.5 de abril, muy por encima de la media de las previsiones de 52.3 puntos del sondeo de Reuters y su máximo desde junio de 2018. 

Las empresas de servicios se beneficiaron de la liberación de la demanda reprimida, con el índice de nuevos negocios disparándose a 56.7 puntos desde la lectura anterior de 49.7, su más alto desde enero de 2018.   

El sector manufacturero, por su parte resistió la pandemia mucho mejor que el de los servicios, ya que las fábricas permanecieron abiertas en su mayoría. Su PMI bajó desde el récord de abril de 62.9 puntos a 62.8 en mayo, pero estuvo por encima de la estimación de 62.5 de la encuesta de Reuters.   

 Por otra parte, un índice que mide la producción y que alimenta el PMI compuesto cayó a 61.9 puntos desde 63.2.    Sin embargo, los problemas de suministro han derivado en un mercado de vendedores para los proveedores de materias primas, ante lo cual las fábricas tuvieron que enfrentarse a un aumento récord de los costes de los insumos.

El subíndice se disparó a 86.5 puntos desde los 82.2 anteriores, su máximo desde que comenzó a recopilarse la encuesta en junio de 1997. 

Las esperanzas de que el despliegue de las vacunas tenga éxito y de que lo peor de la pandemia haya quedado atrás impulsaron el optimismo general a su nivel más alto desde que IHS Markit comenzó a recopilar datos en julio de 2012. El índice compuesto de producción futura subió a 69,7 puntos desde una lectura anterior de 68.9.

 

TE PUEDE INTERESAR: IPC de Japón extiende caídas en abril

 

Con información de Reuters

 

LEA MÁS: Las exportaciones de Costa Rica aumentaron en primer cuatrimestre 2021