Las empresas agrupadas en la Cámara de Fabricantes Venezolanos de Productos Automotores (Favenpa), que en el pasado fueron referencia en mercados externos, afrontan varios aspectos que hacen prácticamente inviable la recuperación de este sector: la paralización de las ensambladoras de vehículos en el país y las restricciones para exportar debido a la sobrevaloración del bolívar frente al dólar, y el hecho de que Venezuela ya no sea miembro de la Comunidad Andina de Naciones  (CAN), indica el semanario Exclusivas Económicas

Nota relacionada Con más de 140 asesores de ventas y 10 mil clientes FC se posicionó como la marca de autopartes de Venezuela

“Si nos comparamos con hace 20 o incluso 10 años, sumando el suministro de repuestos al ensamblaje de vehículos y las exportaciones, tenemos que eso representaba 50% de la producción nacional. Hoy día tenemos 0% de suministro a la producción de automóviles porque desapareció el ensamblaje y las exportaciones han disminuido severamente”, advirtió Omar Bautista, presidente de Favenpa.

Nota relacionada Favenpa: No hay ninguna posibilidad de desabastecimiento de autopartes en el país

«Cuando Venezuela era miembro de la CAN se tuvo una política automotriz andina junto a Colombia y Ecuador, la cual generó oportunidades de suministro de nuestras autopartes a las ensambladoras ubicadas en esos dos países”, añadió.

Indicó que entre 2000 y 2004 se llegó a exportar más de 260 millones de dólares anuales en autopartes producidas en el país y entre 60% y 70% de esos ingresos provenían de Estados Unidos y el resto de países andinos. La realidad en 2021 es desoladora: Solo se exportaron 8 millones de dólares sobre todo hacia Colombia, es decir, esto significa una caída de 97%

Nota relacionada Fabricación de autopartes en Venezuela ha caído un 87% en una década

La situación se agrava, de acuerdo con el semanario, por la decisión que mantiene el gobierno de Nicolás Maduro desde 2019 de favorecer la importación de autopartes mediante la exoneración de impuesto al valor agregado y aranceles principalmente a productos que no son fabricados en Venezuela, como es el caso de los cauchos que básicamente se traen de China o el de las baterías que predominan con sello hecho en Turquía. “Más de 70% de los repuestos que ingresan al país son chinos y eso se debe a una competencia severa que afronta la industria automotriz en toda América Latina”, dijo Bautista.