La producción de las fábricas japonesas en enero cayó al ritmo más rápido desde mayo de 2020, según mostraron el jueves datos del Gobierno, mientras el descenso de la producción de vehículos de motor aumenta la preocupación por la fragilidad de una economía que entró en recesión a finales del año pasado.

Nota relacionada El yen sobrepasa las 140 unidades por dólar por primera vez en 24 años

La producción industrial cayó un 7,5% en enero respecto al mes anterior, según datos del Ministerio de Economía, Comercio e Industria (METI). Fue ligeramente peor que la previsión media del mercado de una caída del 7,3%, con un descenso de la producción en 14 de las 15 industrias encuestadas por el METI.

Nota relacionada El PIB de Japón crece por encima de lo anticipado y el Nikkei sube un 2%

El Ministerio rebajó su evaluación de la producción industrial por primera vez desde julio del año pasado, dejando al descubierto los retos a los que se enfrenta la economía en su intento de recuperarse de la recesión de finales del año pasado.

Los analistas de Capital Economics afirman que los datos sugieren que el PIB podría haberse contraído de nuevo en el trimestre actual.

Nota relacionada El Nikkei cae un 2,53 % por el temor a un endurecimiento monetario de la Fed

«El desplome de la producción industrial en enero sugiere que el PIB volverá a caer este trimestre, lo que se sumará a la opinión de que la economía japonesa está en recesión», dijo Gabriel Ng, economista adjunto de Capital Economics.

Fuente: Reuters.