La organización calcula que la demanda será este año de unos 99,57 millones de barriles diarios

La Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) ha revisado a la baja su pronóstico de demanda de crudo. Calcula que el mundo demandará hasta 200.000 barriles diarios menos hasta fines de 2023. Algo que la organización achaca a los problemas económicos provocados por la guerra en Ucrania y la política de covid-0 en China.

Nota relacionada AFP: Petróleo WTI bajó a menos de US$90 por barril

«La previsión de crecimiento de la demanda mundial de petróleo para 2022 se revisa a la baja para situarse ahora en 2,5 millones de barriles diarios», ha señalado en su informe mensual de noviembre, «debido a la política de cero Covid en China, las incertidumbres geopolíticas persistentes y la actividad de la economía más débil».

En concreto, la OPEP estima que la demanda de petróleo será de unos 99,57 millones de barriles diarios (mbd). La cifra representa 100.000 barriles menos que lo calculado hace un mes, pero todavía es un 2,43 superior a la registrada el año pasado. A esto se suma otra reducción de 100.000 barriles sobre el crecimiento previsto de cara a 2023.

Nota relacionada Crudo WTI cierra jornada con pérdidas de 6% por agravamiento de pandemia y nuevas restricciones en Europa

Desde principios de año, la OPEP estima que los inventarios mundiales de petróleo han aumentado en 158 millones de barriles para llegar a casi 8.100 millones de barriles en septiembre de 2022.

Por otro lado, aunque la OPEP avisa de que existe un alto grado de «incertidumbre», mantienen sus previsiones de crecimiento de la economía mundial para 2022 y 2023 en el 2,7% y 2,5%, respectivamente.

Nota relacionada WTI baja a los $40,41 por temor a que repunte del Covid-19 en EEUU afecte demanda

La publicación de este informe, unido a la fortaleza del dólar y a un aumento de los casos de Covid-19 en China, uno de los mayores importadores de crudo a nivel mundial, ha provocado caídas en el precio del petróleo. El barril Brent, de referencia en Europa, ha retrocedido un 3,44%, hasta los 92,68 dólares, mientras que el barril West Intermediate, de referencia el Estados Unidos, se ha dejado un 4,04%, hasta los 85,37 dólares.