El IPC sin energía ni alimentos se dispara a máximos desde febrero de 2016

El IPC de Japón se mantuvo por encima del objetivo del 2% del banco central por tercer mes consecutivo en junio, ya que la economía se enfrentó a la presión de los altos precios mundiales de las materias primas que han hecho subir el coste de las importaciones del país.

Nota relacionada Dólar sube y alcanza un máximo de 24 años frente al yen japonés

El índice de precios al consumo básico de todo el país, que excluye los costes volátiles de los alimentos frescos pero incluye los de la energía, subió un 2,2% en junio con respecto al año anterior, según datos del gobierno.

Nota relacionada El IPC de Japón se dispara al 2,1%, máximo desde 2015 y por encima del objetivo del BoJ

Los datos, que coincidieron con la previsión media del mercado, significaron que la inflación se mantuvo por encima del objetivo del 2% del Banco de Japón por tercer mes consecutivo. Se trata de un dato que sigue a las subidas del 2,1% registradas en mayo y abril.

Nota relacionada Japón anuncia que cortará gradualmente su dependencia del petróleo ruso

La lectura del IPC que elimina los costes volátiles de los alimentos y el combustible, subió un 1,0% en junio respecto al año anterior, lo que supone la mayor subida desde febrero de 2016.

Se espera que el aumento de los precios de los combustibles y de los alimentos, achacado en parte a la invasión rusa de Ucrania y a un yen fuertemente debilitado que está hinchando los costes de importación, mantenga la inflación subyacente de los consumidores japoneses por encima del objetivo del Banco de Japón durante la mayor parte de este año, según los analistas.