Los precios elevados que se ha visto este año, ha hecho que cantidades de productos aumenten sus costos, debido a problemas globales de la cadena de suministros, el paro nacional de mayo e incluso la tasa de cambio. Lo que hace que a los empresarios y dueños de establecimientos, les comience a afectar esta situación, que pese a la reactivación económica, no se han salvado de ser víctimas de la inflación.

Conforme al Departamento Administrativo Nacional de Estadística (Dane), a noviembre, la inflación anual llegó a 5,26% . Entre los productos que más han visto aumentos en sus precios están los alimentos, pero no son los únicos.

Neisy Macías, propietaria de Red Restaurante y de Red Pizza Parrilla, dos locales comerciales ubicados en Bogotá, afirma que sí ha sentido el impacto en los precios, “sobretodo en productos como las carnes, lácteos, la papa, el plátano y los desechables”, y eso ha incrementado significativamente los costos.

“Hemos tenido que pensar en estrategias, le subimos los precios a los productos que vendemos por este incremento en los insumos. Hemos tenido que hacer ajustes, si la carne está muy costosa nos toca reducir un poco las porciones que servimos”, comenta.

Según Macías, antes de la pandemia vendían en promedio 100 almuerzos, el año pasado llegaron a vender incluso solo 10 platos por día, y aunque con la reapertura se han recuperado las ventas, la subida de precios los ha afectado. En promedio, un almuerzo en el restaurante costaba $10.000, y en el local de comidas rápidas alrededor de $15.000, pero por la inflación han subido los precios entre $1.000 y $3.000 en algunos platos.

De acuerdo con el Dane, la papa es el producto de la canasta básica con la inflación anual más alta a noviembre (69,85%) y entre otras altas están la carne de res (30,6%), de cerdo (26,83%) y de aves (26,2%).

Nicolás Vásquez Salazar, gerente de Pollo Olympico, la comercializadora de carne de aves y derivados, consideró como “desconcertante” el impacto de la inflación en los alimentos y específicamente en el sector.

Vásquez, aseguró que entre la devaluación del peso, el incremento en los costos internacionales de las materias primas para la elaboración de los alimentos para aves, “el costo de producción de un pollo en el país puede haberse incrementado en una cifra mayor al 20%”. Según el empresario, se percibe un alza acumulada de 31% en el caso de maíz, 26% en la soya con un 26% y 53% en el gluten.

 “Afrontamos unas alzas en los precios de los alimentos no vistas por muchos años pero desafortunadamente necesarias hoy para poder mantener la oferta de los alimentos para el país”, afirmó Vásquez, quien señaló que el aparato productivo avícola está acomodándose para poder suplir la demanda actual, incluso superior a la prepandemia.

Otro sector afectado por el alza de precios es el de panadería. A mediados de noviembre el gremio panadero y la industria molinera de trigo en Colombia, agremiada en la Cámara Fedemol de la Andi, anunció su decisión de establecer un valor mínimo para el pan de $400, por el incremento en los precios del trigo.

Fundador de la cadena de panaderías Kuty, Jesús Ramírez se refirió:“Estamos viviendo un drama con las materias primas muy duro de escasez y carestía debido a diferentes factores: cambio climático, la pandemia, el paro, el problema del transporte marino, valor del dólar y la especulación y el aprovechamiento de los faltas de control del gobierno”.

También señala que alimentos como la harina, azúcar, leche en polvo, huevos y aceite son algunos de los que han tenido el mayor aumento, con incrementos de hasta 60% si se comparan con lo que pagaban en 2019. Según cifras de la Asociación Nacional de Fabricantes de Pan (Adepan), esta situación ha llevado al cierre de unas 4.000 panaderías a nivel nacional.

OTROS SECTORES

A pesar de que los alimentos vienen presionando en mayor medida la inflación, existen otros sectores afectados como lo es el caso de, Eusebio Mendoza, gerente general de Davifiestas. Esta empresa se dedica a la fabricación de decoración para celebraciones, y argumentan que los aumentos en materias primas los han afectado.

Mendoza comenta “Nuestra materia prima principal es el papel, y ha subido su precio de forma escandalosa, y además está muy escaso”, asegurando que algunos tipos de papel han subido entre 10% y 20%, y otros han duplicado su precio.

“Con el plástico también hemos tenido ese problema, es por la escasez de polipropileno, que es con lo que se fabrica las bolsas y los manteles de fiestas. China ha venido acaparando el polipropileno para termosellar los tapabocas y otros implementos médicos, como está muy escaso, se sube el precio”, reveló.

Estos negocios que dependen de la importación de insumos, los precios han dado un golpe directo a su caja en 2021. Como es el caso de Tech Motor Diesel Electronic, empresa dedicada a servicios de mecánica automotriz para el sector corporativo, también se ha visto impactada.

Carlos Montes, gerente general de la compañía indicó “En repuestos se han incrementado los precios aproximadamente 20% o 25%, y escasean demasiado en estos momentos. E insumos como el aceite, mensualmente está subiendo el 5%, lo mismo que el varsol, que es necesario para lavar repuestos”.

PRODUCTOS “CAROS”

Según el último reporte de inflación que entregó el Dane, entre los productos que a noviembre registraban las inflaciones más altas, además de la papa y las carnes, se tienen también los aceites comestibles (45,7%), el tomate de árbol(36,17%), la zanahoria (25%), las hortalizas y legumbres frescas (22,7%) y las frutas frescas (21,9%).

Dejando a un lado los alimentos, también resaltan los aumentos en los precios del gas (17,8%), los equipos para grabación y reproducción de imagen y sonido (16,7%), las piezas para bicicletas (15,92%) y los seguros de vehículos (14,8%).

Sin dejar atrás el caso de la educación, los incrementos de diplomados y otros cursos están en 14,8%, y las matrículas a posgrados han subido 11,3%.