«El sector industrial chino está claramente en una situación muy difícil», ha declarado hoy Raymond Yeung, economista jefe de la gran China en ANZ, en el programa Squawk Box Asia de la CNBC.

Asimismo, desde Capital Economics expresan que la producción de las fábricas del gigante asiático se vio frenada por la reducción del suministro eléctrico, la escasez de materiales y los elevados costes de los insumos. Los elementos previamente mencionados son consecuencias de la grave crisis energética que atraviesa China ante la escasez de carbón. De acuerdo con Sheana Yue, economista de la firma…

…Esto ha provocado que las empresas tengan que reducir aún más sus inventarios y que los plazos de entrega sean más largos. En particular, esta escasez y el aumento de los precios de las materias primas están repercutiendo en el aumento de los precios de producción.

Todos sufren las consecuencias

El impacto de la crisis energética en China está comenzando a sentirse en todo el mundo, perjudicando a grupos que van desde Toyota hasta los criadores de ovejas australianos y los fabricantes de cajas de cartón. Además, la escasez de fertilizantes derivada de estos problemas provocará un auge importante del precio de los alimentos.

El impacto de esta crisis va a ser global. El papel de China como ‘fábrica del mundo’ otorga a esta economía una relevancia internacional enorme, sobre todo si el impacto lo sufre el sector industrial chino, del que dependen las cadenas de suministro globales, según revelan desde la agencia financiera Bloomberg.

El momento no podría ser peor, puesto que la industria del transporte marítimo se está enfrentando a unas líneas de suministro congestionadas. Ahora mismo se están produciendo retrasos en las entregas de ropa y juguetes que deberían estar en sus destinos para el Black Friday y Navidad. La crisis energética también coincide con el inicio en China de su temporada de cosecha, lo que está generando preocupaciones sobre una subida considerable del precio de los alimentos. Louis Kuijs, economista senior, declaró para Asia de Oxford Economics, lo siguiente:

«Si la escasez de electricidad y los recortes de producción continúan, podrían convertirse en otro factor que cause problemas de suministro global, especialmente si comienzan a afectar la producción de productos de exportación».

Con información de El Economista.