Las expectativas positivas puestas en el crecimiento en China (el principal consumidor de metales) hacía que los precios del cobre subieran el viernes, sin embargo, la inseguridad sobre los próximos datos de inflación de Estados Unidos, detenían el avance.

El cobre a tres meses en la Bolsa de Metales de Londres (LME) ganaba un 0,2% a 9.550 dólares la tonelada a las 1100 GMT.

La información obtenida por la aduana mostró esta semana, que las importaciones de cobre de China en noviembre, acrecentaron por tercer mes consecutivo, de modo que las exportaciones generales subieron un 22%, mucho más de lo que se esperaba.

Guy Wolf, jefe global de análisis de mercado en el corredor Marex comentó: “Es probable que veamos un poco de aceleración en el consumo a principios del próximo año, ya que los últimos datos de China sugieren que tal vez la situación esté mejorando en términos de actividad de importación-exportación».

Otros metales como el zinc, caía un 0,3% a 3.299,50 dólares. El aluminio escalaba un 0,4% a 2.636 dólares la tonelada, el níquel ganaba un 0,2% a 19.920 dólares y el plomo cedía un 1,2% a 2.257,50 dólares.