De acuerdo a los resultados de la encuesta Pulso Social para el mes de diciembre, que entregó ayer el Departamento Administrativo Nacional de Estadística (Dane), el peso de la inflación se ve duramente afectada en las cuentas bancarias de los colombianos en los últimos meses, generando de este modo que la confianza de los consumidores se vea perjudicada.

como lo indica el reporte antes mencionado, a lo largo del último mes de 2021 el Indicador de Confianza del Consumidor (ICC) en las 23 ciudades y áreas metropolitanas fue 37,7 puntos, lo que representó un aumento de 0,1 puntos frente al registrado en noviembre de ese mismo año, que fue de 37,6 puntos.

Sin embargo, luego de esa leve subida, los ciudadanos vienen argumentando que la inflación es uno de los factores que más ha golpeado su tranquilidad.

Según el director del Dane, Juan Daniel Oviedo, “los hogares han sido más reticentes a apropiarse de sentimientos optimistas de forma más marcada”, es decir, se ha visto reflejado dentro de algunos de los componentes por los que indaga la encuesta Pulso Social.

Motivado a esto, entre ellos está la percepción de la situación de sus hogares para el próximo año. En la cual, el 39,6% de los jefes de hogar considera que será igual, para el 31,2% mejor y para el 19,7% peor.

Eso es una señal de que existen incertidumbres persistentes en cuanto a la recuperación de la economía, entre ellas la inflación, que afectará las perspectivas a 12 meses, pero también el aumento de los precios de la canasta de los hogares, lo que puede estar deteriorando las perspectivas de los hogares”, afirmó Oviedo.

Asimismo, la perspectiva de los hogares frente a la visión del país, señala que para el 53,9% dentro de un año la situación será más difícil, y solo 15,6% creen que mejorará.

“Después de haber llegado a un máximo, los hogares vienen reduciendo su nivel de optimismo frente a lo que sucederá con la economía del país en los próximos 12 meses, que también puede estar relacionado con el fenómeno de inflación”, apuntó Oviedo.

También la encuesta Pulso Social investigó junto a los consumidores en relación a su capacidad para comprar bienes básicos, y el 62,3% de las y los jefes de hogar en las 23 ciudades y áreas metropolitanas, mantuvo que en diciembre de 2021 no tuvo mayores posibilidades de comprar ropa, zapatos o alimentos en comparación con la situación económica de hace un año. Lo que significa, que se tiene una dificultad en 2 de cada 3 hogares, cabe destacar que es una mejora frente a diciembre de 2020, cuando ese dato estaba 8,14 puntos por encima, en más de 70%.

Una de las interrogantes realizada a los ciudadanos fue, cómo consideran que se comportarán los precios de acá a un año, nueve de cada diez indicó que esperan que sigan subiendo: el 65% dijo que cree que “aumentarán mucho”, el 16,9% que “aumentarán igual”, 10,7% que “aumentarán poco”, mientras que solo 6,5% piensa que permanecerán igual, 0,7% que disminuirán poco y 0,2% que disminuirán mucho.

De la misma manera, la encuesta consultó a los colombianos si actualmente tiene posibilidades de ahorrar una parte de sus ingresos, a lo cual, el 77,8% manifestaron que no, el 13,2% respondió afirmativamente y el 9% argumentó que ni siquiera percibe ingresos.

Por esta razón, a groso modo, la confianza de los consumidores que mide el Dane ha perdido el ritmo de recuperación que experimentó el año pasado y tras el paro nacional de mayo. Así es como, según Oviedo, en octubre de 2021 alcanzó su nivel máximo desde que inició la pandemia, con 38,5 puntos, pero en noviembre (37,6 puntos) y diciembre (37,7 puntos) se desaceleró esta recuperación.

‘Cuando se preguntó a los ciudadanos cómo ven que se comportarán los precios a un año, nueve de cada diez indicó que esperan que sigan subiendo’, afirmó.

El director del Dane, Juan Daniel Oviedo.

CONFIANZA EMPRESARIAL

El Dane arrojó ayer los resultados de la encuesta Pulso Empresarial, y aunque esta se ubica desde hace varios meses por encima de 50 puntos, lo que indica un nivel marcado de optimismo, y de que en diciembre mejoró 0,2 puntos porcentuales más que lo registrado en el mes inmediatamente anterior, llegó a 65,1, igual da señales de estancamiento en su recuperación.

“El indicador muestra una marcada señal de estancamiento desde el mes de septiembre, cuando llegamos a un nivel de confianza empresarial de 63,1 puntos, y en los últimos cuatro meses de 2021 y de la medición solo se ha llegado a un nivel 65,1 puntos”, concluyó Oviedo, quien mencionó que, a nivel sectorial, en el sector manufacturero y el sector servicios se dieron leves retrocesos en la última encuesta.