La medida fue anunciada este viernes y sigue la línea de la medida que rige para el petróleo y el gas. La Casa Blanca también prohibió la exportación de bienes de lujo a Rusia y Bielorrusia

El presidente Joe Biden anunció este viernes que Estados Unidos se sumará a sus principales aliados y a la Unión Europea para revocar las relaciones comerciales normales con Rusia, y adelantó que prohibirá las importaciones de productos marinos, alcohol y diamantes rusos.

El amplio cambio comercial, que revoca el estatus de “nación más favorecida” para Rusia, se está tomando en coordinación con la Unión Europea y los países del Grupo de los Siete. “El mundo libre se está uniendo para enfrentarse a Putin”, dijo Biden desde la Sala Roosevelt de la Casa Blanca.

Nota relacionada Putin dice que hay «cambios positivos» en las negociaciones con Ucrania

Por su parte, la prohibición de importaciones abarca productos insignia del país, como el caviar y el vodka.

Además, la Casa Blanca también prohibió la exportación de bienes de lujo a Rusia y Bielorrusia, incluyendo joyas, ropa y vehículos. La medida se extiende a “ciertos millonarios rusos y bielorrusos y actores malignos ubicados en todo el mundo”, dijo un comunicado del Departamento de Comercio, añadiendo que tales controles se habían aplicado previamente sólo a Corea del Norte.

“Estados Unidos y nuestros aliados y socios continúan al unísono para aumentar las presiones económicas sobre Putin y aislar aún más a Rusia en la escena mundial”, dijo Biden.

Nota relacionada Warner, Universal y Sony Music suspenden su actividad en Rusia

Moscú se beneficiaba hasta ahora de un estatus comercial de “nación más favorecida”, que le permite el libre intercambio de algunos bienes y servicios. Sin esos beneficios, algunos productos rusos sufrirían una ligera alza por los aranceles.

Por otra parte, y en un comunicado publicado al mismo tiempo por la Casa Blanca, EEUU anuncia que los países del G7 también tienen previsto acordar que Rusia ya no podrá obtener financiación de instituciones financieras multilaterales, como el Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Mundial.

Los nuevos pasos anunciados el viernes son las sanciones más recientes que buscan paralizar la economía rusa y representan una señal de que Estados Unidos y sus aliados seguirán utilizando su peso financiero para tomar represalias contra el presidente ruso, Vladimir Putin. Las otras medidas incluyen la congelación de los activos del banco central ruso, la imposición de límites a las exportaciones rusas y sanciones contra los adinerados rusos y sus familias.

Nota relacionada China no se sumará a las sanciones a Rusia, según el regulador bancario

Estas herramientas financieras han llevado al rublo ruso a perder el 76% de su valor frente al dólar estadounidense durante el último mes, lo que ha provocado una inflación destructiva que podría erosionar la capacidad de Putin para librar una guerra prolongada en Ucrania. Las sanciones anteriores de Estados Unidos contra las importaciones de petróleo, gas y carbón rusos cortaron alrededor del 60% de las importaciones estadounidenses del país.

Putin ha indicado que Rusia podrá salir adelante a pesar de las sanciones occidentales. El presidente ruso citó específicamente a la antigua Unión Soviética como prueba del valor de la nación, aunque ese estado comunista se derrumbó en 1991. “La Unión Soviética vivió todo el tiempo bajo las condiciones de las sanciones; se desarrolló y logró éxitos colosales”, dijo Putin, según un texto del Kremlin de una reunión del viernes.

Advertencia a Putin

Joe Biden también dejó claro a Rusia que pagará “un alto precio” si usa armas químicas o biológicas en Ucrania y aseguró que Washington defenderá “cada pulgada” del territorio de los aliados de la OTAN.

También, el mandatario dijo que quiere evitar cualquier confrontación directa entre la OTAN y Rusia porque eso supondría el inicio de la Tercera Guerra Mundial.

“No vamos a librar una guerra contra Rusia en Ucrania”, insistió el líder estadounidense.