El Gobierno de Japón, encabezado por el primer ministro, Fumio Kishida, decidió este viernes seguir negando a Rusia durante otro año más su estatus comercial de «nación más favorecida», como parte de las sanciones económicas contra Moscú.

Nota relacionada: Banco de Japón aumenta las tasas de interés por primera vez en 17 años

Se trata de una decisión que significa la segunda prórroga de las sanciones punitivas a las que el parlamento japonés dio luz verde en abril de 2022 para privar a Rusia durante un año de beneficios como la reducción de aranceles, debido a su invasión a Ucrania, que se prolonga desde 2022.

Nota relacionada Banco de Japón estudia posibilidad de emitir yenes digitales el año que viene

La decisión implica que todas las importaciones procedentes de Rusia seguirán sujetas a impuestos más altos hasta finales de marzo de 2025.

Los aranceles incluyen una imposición del 5 % sobre el salmón, frente al 3,5 % anterior, y del 6 % sobre el cangrejo, frente al antiguo 4 %.

Nota relacionada El Banco de Japón mantiene estímulos y advierte de que Ucrania afectará su economía

Fuente de: Agencia EFE.