La inflación al consumidor tomó un leve respiro e indicó una desaceleración en la primera quincena de mayo, conforme con los datos divulgados por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

A los quince días del mes, los precios al consumidor disminuyeron 0.6% respecto a la última quincena de abril, mientras que a tasa anual desaceleraron desde 7.65 a 7.58 %.

Por su parte, el mercado ya descontaba una desaceleración a este nivel, luego de meses de observar cómo el Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC) aumentaba.

En México la inflación ha sido un gran problema para los hogares mexicanos en los últimos meses, y la mayor inquietud del Banco de México (Banxico) que ha tenido que subir su tasa de interés.

Asimismo, el mandatario Andrés Manuel López Obrador lanzó a inicios del mes el Paquete Contra la Inflación y la Carestía (PACIC), el cual contiene 16 medidas, con una duración de seis meses, para enfrentar los altos niveles de precios.

Mayor presión en mercancías

Al final del informe se determinó que a pesar de las presiones son generalizadas, el rubro subyacente es la mayor presión debido a los altos precios en las mercancías.

La inflación subyacente —que elimina de su cálculo los bienes y servicios con precios más volátiles— se posicionó en 7.24% en un cotejo anual. Dentro de este rubro, los precios de las mercancías encarecieron 9.45%, mientras que en los servicios el aumento fue de 4.76%.

En el rubro no subyacente, la inflación anual fue de 8.60 por ciento. Aquí la mayor presión se dio en el rubro agropecuario, en donde los precios aumentaron en 12.67% en comparación con el mismo periodo del 2021, mientras que las tarifas de gobierno y energéticos mostraron un incremento de 3.42%.