La inflación anual en Estados Unidos bajó una décima en agosto hasta ubicarse en el 5,3%, luego de que el índice de precios de consumo se elevara un 0,3% durante el mismo mes, frente a julio, siendo su menor alza en siete meses, informó este martes la Oficina de Estadísticas Laborales (BLS, en inglés).

La inflación subyacente, que excluye los precios de alimentos y combustibles, que son los más volátiles, fue del 0,1 % en el octavo mes de 2021 y ha acumulado un aumento del 4 % en el último año.

TE PUEDE INTERESAR: España registra una aceleración en su crecimiento económico, según la OCDE

En cuanto a los precios que pagan los consumidores estadounidenses, aumentaron menos de lo previsto en agosto, lo que sugiere que parte de la presión alcista sobre la inflación está comenzando a disminuir.

Frente a las crecientes presiones de costos como resultado de la escasez de materiales, los cuellos de botella en el transporte y las dificultades en la contratación, las empresas han ido aumentando los precios de los bienes y servicios de consumo.

Los expertos señalan que, aunque las alzas de precios asociadas con la reapertura de la economía están comenzando a disminuir, la debilidad de las cadenas de suministro podría prolongarse hasta bien entrado 2022 y mantener elevada la inflación.

Por otra parte, una encuesta del Banco de la Reserva Federal de Nueva York mostró el lunes que los consumidores esperan una inflación de 4% durante los próximos tres años, la más alta en datos desde mediados de 2013.

Los datos del IPC preceden a la reunión del Comité Federal de Mercado Abierto (FOMC, por sus siglas en inglés) de la próxima semana, donde las autoridades de la Fed debatirán cómo y cuándo comenzarán a reducir las compras de activos.

 

TE PUEDE INTERESAR: La tasa de desempleo en el Reino Unido disminuyo entre mayo y julio

 

Con información de Bloomberg

 

LEA MÁS:  Déficit presupuestario EEUU cae en agosto