La inflación a los consumidores continuó al alza. En la primera quincena de julio, los precios de productos y servicios se dispararon de una forma que no se veía en más de dos décadas, según los datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

En la primera mitad del mes, el Índice Nacional de Precios al Consumidor presentó un aumento quincenal de 0.43%, mientras que a tasa anual, el aumento de precios fue de 8.16%, el mayor dato del que se tiene registro desde enero del 2001, cuando la inflación fue de 8.37%.

Esta cifra fue mayor a lo que el mercado tenía estimado para la primera quincena de julio. Conforme con el sondeo de Reuters, la expectativa era que los precios se incrementaran en 8.10 por ciento.

Con el dato de la primera quincena de julio, analistas expresaron que las presiones inflacionarias continúan pese a ciertos esfuerzos por parte del gobierno y Banco de México (Banxico) para estabilizar los precios, y no descartaron que se pueda cerrar el año en una tasa alrededor de 8.00 por ciento.

«Para nuestro país, crecen las probabilidades de que la inflación se ubique arriba de 8.00% al cierre de año y si vuelve a haber alguna desviación en el dato de la segunda quincena será inevitable que las expectativas sufran revisiones por encima de este nivel”

Marcos Daniel Arias, analista de Monex.

Por su parte, Gabriela Siller, directora de Análisis Económico y Financiero de Banco Base, hizo énfasis en que los datos muestran que persisten las presiones, lo cual obliga a ajustar al alza las expectativas sobre inflación al cierre de año y recordó que los analistas ajustaron su estimado a 8.7%.

Alimentos siguen presionando

Las presiones inflacionarias continúan, en mayor medida, en la parte subyacente, que elimina de su cálculo los productos y servicios con precios más volátiles, al presentar un registro de 7.56 por ciento.

Dentro de este rubro, las mercancías se encarecieron en 9.99% anual, especialmente por el incremento de precios en las mercancías alimenticias, bebidas y tabaco de 11.95%, mientras que los servicios aumentaron 4.81 por ciento.

Siguen siendo las mercancías alimentarias las que más empujan el alza. En las primeras semanas de julio subieron 0.48% quincenal y alcanzaron un nivel de 11.95% anual. Esto responde en gran medida a los procesos activos de revisiones de precios que varias empresas han comenzado a ejecutar luego de absorber las presiones sobre los costos durante varios meses. Aunque el fenómeno es generalizado, en esta ocasión resaltaron los refrescos envasados, con un incremento, promedio, de 0.66% quincenal”, indicó Marcos Daniel Arias.

En el caso de la inflación no subyacente, se ubicó en 9.96% en la primera mitad de julio. Aquí, los productos agropecuarios se encarecieron en 16.76%, mientras que los energéticos y tarifas de gobierno en 4.78 por ciento.

Banxico optaría por alza de 75pb

Frente el dato de la primera mitad de julio, y la persistencia de las presiones inflacionarias, los analistas esperan que Banxico, a cargo de Victoria Rodríguez Ceja, tome la decisión de volver a subir su tasa de interés, en su próxima reunión de política monetaria, en 75 puntos base.

En un entorno adverso e incierto para la inflación, estimamos que el Banxico anuncie un nuevo incremento de 75 puntos base en la tasa objetivo durante la reunión de agosto y que el referencial se ubique en 9.50% al final del 2022, con el fin de mantener el anclaje de las expectativas de precios y contribuir a que la inflación efectivamente se modere en un futuro”, dijo Alejandro Saldaña, subdirector de Análisis Económico de Ve por Más (Bx+).

En estos momentos, la institución monetaria mantiene su tasa de interés en 7.75 por ciento. Su próxima junta está programada para el 11 de agosto.

Esta semana está programada la reunión del Comité de Mercado Abierto de la Fed; en la última reunión el alza fue de 75 puntos base; Banxico hizo el mismo movimiento.