Los países de Centroamérica están avanzando cada vez más hacia el ecosistema cripto, todos inspirados en el paso dado por El Salvador, que desde el martes pasado tiene al Bitcoin como moneda de curso legal.

Honduras y Guatemala, por ejemplo, son unos de los países más interesados en ahondarse en la innovación financiera, pero no por las criptomonedas, sino por las monedas digitales de banco central (CBDC).

TE PUEDE INTERESAR: Piden mover activos venezolanos en el extranjero a fideicomisos para protegerlos de acreedores y de la corrupción

De hecho, y siguiendo los pasos de Bahamas y Jamaica, estos dos países ya estudian sus propios proyectos digitales, y Guatemala, por ejemplo, ya hasta eligió el nombre de su CBDC.

En los hechos, Wilfredo Cerrato, presidente del Banco Central de Honduras, habló de la CDBC de ese país y dijo que iba a determinar la viabilidad de realizar una prueba piloto “emitiendo su propio dinero digital o una moneda digital del banco central”.

Igualmente, exhortó al Consejo Monetario Centroamericano, que es la máxima autoridad monetaria de la región, a involucrarse en ese asunto.

En Guatemala, en tanto, el vicepresidente del Banco Central, José Alfredo Blanco, afirmó que la CBDC se llamará iQuetzal, justo como su moneda fiduciaria.

Aunque ese organismo conformó a inicios de año un grupo de trabajo para la creación de su CBDC, parecieran no tener mucho apuro en ese desarrollo.

En todo el mundo, Nigeria ha sido el último país en desarrollar una CBDC, el eNaira; que nacerá justo en medio de una profunda crisis económica y política, que ha hechos que sus ciudadanos apunten a las criptomonedas y finanzas descentralizadas para subsistir.

Y justo por ello, la CBDC quiere incorporarlos al sistema financiero nacional, pero con una alternativa digital.

TE PUEDE INTERESAR: Costos de hortalizas y vegetales aumentan hasta 78% por escasez de combustible en Venezuela, denuncian productores

LEA MÁS: Fedeagro: Hay 30 millones de hectáreas aptas para la siembra en Venezuela