La compañía de alquiler de carros Hertz,  planea vender un tercio de su flota de vehículos eléctricos en EEUU y reinvertir en automóviles que funcionen con gasolina debido a la débil demanda y a los altos costos de reparación de estos carros que funcionan con batería.

Las ventas de 20.000 vehículos eléctricos comenzaron el mes pasado y continuarán a lo largo de 2024, según indicó el gigante del rent a car este jueves en un documento regulatorio.

Nota relacionada: Tesla alcanza una alta capitalización después de que Hertz anunciara la adquisición de un flota para finales de 2022

Hertz registrará un cargo no monetario en sus resultados del cuarto trimestre de aproximadamente 245 millones de dólares (unos 223,8 millones de euros al cambio actual) relacionados con el gasto incremental de depreciación neta.

El dramático cambio de rumbo, después de que Hertz anunciara planes en 2021 para comprar 100.000 vehículos de la automovilística estadounidense Tesla, subraya la disminución de la demanda de carros totalmente eléctricos en EEUU.

Las ventas de vehículos eléctricos se desaceleraron drásticamente a lo largo de 2023, aumentando solo un 1,3% en el último trimestre. “No está al nivel de demanda que anticipábamos”, ha dicho el director ejecutivo de Hertz, Stephen Scherr, en una entrevista en CNBC. “Es posible que nos hayamos adelantado a nosotros mismos”, añadió.

Nota relacionada: Hertz adquiere un lote millonario de vehículos Tesla, la mayor compra de carros eléctricos de la historia

Sus acciones cayeron un 5,5% a 8,83 dólares en la mañana de Nueva York, algo que se suma al retroceso del 32% que sufrieron sus títulos en 2023. Hertz ha señalado que utilizará parte del dinero recaudado con la venta de vehículos eléctricos para comprar vehículos a gasolina. “La compañía espera que esta acción equilibre mejor la oferta con la demanda esperada de vehículos eléctricos”, señaló Hertz.

El regreso a carros de combustión marca una reversión de una estrategia centrada en los vehículos eléctricos, que la compañía, esperaba, alcanzarían precios más altos en el mostrador y mantendrían su valor.

Los recortes de precios de Tesla durante el año pasado redujeron el valor de los vehículos de la flota de Hertz y con la desaceleración del crecimiento de las ventas de vehículos eléctricos, no está claro si los consumidores tendrán apetito por ellos en el mercado de carros usados.

Fuente de: El País