Exxon Mobil anunció que está acelerando la producción en su desarrollo petrolero en alta mar de Guyana, poniendo en marcha un nuevo buque de extracción que llevará la capacidad total a más de 340.000 barriles por día.

Un consorcio liderado por Exxon comenzó la producción en el país sudamericano en 2019 y es responsable de toda la producción de petróleo y gas en Guyana. Exxon y sus socios Hess Corp y CNOOC Ltd. han descubierto unos 10.000 millones de barriles de petróleo.

Nota relacionada ExxonMobil encuentra dos fuentes de petróleo «de alta calidad» en la costa de Guyana

Se espera que la producción del buque flotante de producción, almacenamiento y descarga (FPSO) Liza Unity alcance los 220.000 barriles de petróleo al día a finales de este año, dijo Exxon.

La primera unidad de producción, Liza Destiny, está bombeando 120.000 barriles diarios. Liam Mallon, presidente de Exxon Mobil Upstream Oil and Gas, dijo:

«Con una ejecución del proyecto sin precedentes, ahora tenemos dos instalaciones de producción operando en alta mar en Guyana».

Nota relacionada WSJ: Exxon y Chevron discutieron el año pasado una posible fusión

La empresa elevó su estimación de la capacidad de producción a más de 800.000 barriles diarios (bpd) para finales de 2025, con cuatro buques. Esto se compara con una proyección anterior de producir 750.000 bpd para 2026.

En presentaciones anteriores, Hess, miembro del consorcio, estimó que la producción alcanzaría el millón de bpd en 2027.

Los socios han dicho que podrían instalar hasta 10 FPSO con el tiempo para aprovechar los enormes descubrimientos de petróleo realizados hasta la fecha.

Nota relacionada Francisco Monaldi: “Venezuela es un cero a la izquierda en la OPEP”

El Ministro de Recursos Naturales de Guyana, Vickram Bharrat, se congratuló de la puesta en marcha de la segunda unidad de producción, afirmando el viernes que «aumentará los ingresos de este sector para impulsar el desarrollo de las infraestructuras de Guyana y mejorar la prestación de servicios a todos los ciudadanos».

El país planea una subasta de nuevos bloques a finales de este año, en una iniciativa separada para atraer a nuevos productores que podrían reducir el dominio del grupo Exxon en el sector petrolero de Guyana.