Rusia incrementa en una quinta parte las exportaciones de petróleo desde su principal puerto oriental de Kozmino, para satisfacer la alta demanda de los compradores asiáticos y compensar el impacto de las sanciones de la Unión Europea (UE), afirmaron al portal Reuters tres fuentes.

Por su parte, el gobierno ruso declaró que espera redirigir las exportaciones de energía de Occidente a Asia, sin embargo, realizarlo mediante largos viajes en buques cisterna desde los puertos marítimos europeos es caro y se complica por las sanciones económicas.

El monopolio ruso de oleoductos, Transneft, acrecentó en 70,000 barriles diarios (bpd) la cantidad de crudo bombeado a Kozmino a través de su principal ruta petrolera hacia Asia, el oleoducto Siberia Oriental-Océano Pacífico (ESPO, por su sigla en inglés), al utilizar aditivos químicos para acelerar el flujo de petróleo, afirmaron las fuentes, quienes hablaron bajo condición de anonimato.

Transneft no respondió a las solicitudes de comentarios.

Igualmente, Rusia planea enviar 80,000 bpd adicionales del llamado crudo ESPO Blend a Kozmino por ferrocarril desde Meget, una ruta utilizada anteriormente para abastecer a Kozmino y a las refinerías nacionales cuando el oleoducto ESPO se encontraba en construcción, mencionaron las fuentes.

Se estima que los suministros adicionales permitan a Kozmino aumentar las cargas totales hasta 900,000 bpd en los próximos meses, desde una media de 750,000 bpd en lo que va de año, agregaron.

En el 2021, Kozmino cargó 720,000 bpd.

Es probable que las exportaciones de petróleo de la ESPO a través de Kozmino alcancen un máximo histórico de 880,000 barriles por día en julio, aseguraron dos de las fuentes.

La semana pasada la Unión Europea comunicó un embargo sobre el petróleo ruso, en el que dijo que pretende dejar de importar 90% del petróleo y productos procedentes de Rusia a partir de finales de este año.

También despide empleados

IBM deja de operar en Rusia

International Business Machines Corporation liquida su negocio en Rusia y comenzó a despedir a sus empleados en el país, tal como lo indica un memorándum enviado al personal la semana pasada.

Luego de la invasión rusa a Ucrania, a finales de febrero, IBM se unió a otras cientos de empresas para suspender los negocios en el país.

Muchas otras firmas anunciaron una salida completa de Rusia.

A medida que las consecuencias de la guerra siguen en aumento y crece la incertidumbre sobre sus ramificaciones a largo plazo, hemos tomado la decisión de llevar a cabo una liquidación ordenada del negocio de IBM en Rusia”, redactó el presidente ejecutivo, Arvind Krishna, a los trabajadores.

A comienzos de mayo, Krishna mencionó que no estaba seguro de cuánto tiempo más podría pagar la empresa a sus empleados en Rusia, a la luz de la escalada de sanciones.