La generación de empleos en EEUU se mantuvo a la baja en agosto, pues la ayuda federal se acabó y la recuperación económica en ese país se ve cada vez más cuesta arriba.

Así quedó evidenciado en los números divulgados este viernes por el Departamento del Trabajo que, entre otras cosas, establecieron que las  nóminas agrícolas crecieron en 1,371 millones en agosto, tras el aumento de 1,734 millones en julio. La tasa de desempleo bajó a 8,4%, luego de tocar 10,2% en julio.

Compañías de todos los rubros han despedido y suspendido contratos, elevando la presión sobre el Congreso de EEUU y la Casa Blanca para que retomaran sus conversaciones sobre un nuevo paquete de estímulo fiscal.

A pocas semanas se las elecciones, la crisis laboral en EEUU ha servido de motivo para cargas mayores para demócratas y republicano, que están en una batalla política para ver quién será el que se siente en la Oficina Oval.

El hecho es que los programas de ayuda para empresas están por agotarse o ya se agotaron y el respaldo del Gobierno de 600 dólares semanales para quienes no tienen empleo expiró en julio pasado.

Este reporte ahora representa uno de los datos sobre el mercado que marcarán la pauta antes de los comicios presidenciales.

Se sabe que al menos los empleos que se han podido recuperar responden a trabajadores que regresaron a sus puestos luego de suspensiones o despidos leves. No obstante, y aún en medio de la disminución en los contagios por Covid-19, todavía quedan focos a los que hay que prestarles atención.

Con información de Reuters