La plataforma de criptomonedas FTX, que este viernes se declaró en bancarrota, comunicó hoy que ha detectado una serie de transacciones no autorizadas y que, de acuerdo con los expertos, pueden ser fruto de un pirateo en el que habrían desaparecido más de 400 millones de dólares en criptoactivos.

Ryne Miller, asesor jurídico de FTX en EE.UU., dijo a través de Twitter que la firma está investigando estas «anormalidades» y que, como precaución para mitigar posibles daños, ha acelerado el traslado de todos los activos digitales a carteras no conectadas a la red.

De acuerdo con varios medios, un responsable de la plataforma afirmó en el canal privado de la firma en Telegram que FTX había sido víctima de un pirateo y pidió a los usuarios evitar usar su web y borrar aplicaciones relacionadas.

Nota relacionada $326 millones en criptomonedas fue la suma robada por un pirata informático

«Aunque sin confirmar, hay indicaciones iniciales de que 473 millones de dólares en criptoactivos fueron robados de FTX anoche», declaró en una nota la firma de análisis de criptomonedas Elliptic.

Por su parte, FTX, una de las plataformas de criptomonedas más importantes del mundo (y que no hace mucho llegó a estar valorada en 32.000 millones de dólares), se acogió este viernes a la protección por bancarrota en Estados Unido.

El colapso de la firma se produjo luego de que en los últimos días se disparasen las dudas sobre su solvencia a raíz de varias informaciones, lo que llevó a muchos usuarios a apresurarse a retirar su dinero, dejando a FTX sin liquidez y en busca de un rescate.

La situación se complicó aún más el miércoles, cuando Binance -la principal plataforma de intercambio de monedas del mundo- comunicó que retiraba la oferta de compra que había anunciado un día antes, cuando se había ofrecido a acudir en apoyo de su rival.

Nota relacionada Hackers prorrusos atacan las webs de varios aeropuertos de EEUU

Tras no lograr una inyección de capital y ver cómo las autoridades de Bahamas, donde FTX tiene su sede, congelaban sus activos, la empresa declaró el viernes la bancarrota y la dimisión de su fundador y máximo responsable, Sam Bankman-Fried.

Por lo tanto, han ido saliendo a la luz numerosos detalles sobre el funcionamiento de la plataforma y posibles irregularidades, entre ellas el hecho de que FTX presuntamente usó miles de millones de dólares depositados por sus clientes para financiar arriesgadas inversiones a través de su firma Alameda Research.