El Gobierno francés quiere que, ante el aumento de los contagios por la variante ómicron; a la vuelta de las vacaciones a comienzos de enero, las empresas en las que sea posible el régimen del teletrabajo aumenten este sistema a tres o cuatro días a la semana.

Nota relacionada Francia registra una inflación interanual de 1,9 % en agosto

«Está claro que, con la situación actual, hay que acelerar, reforzar el teletrabajo», señaló este miércoles la ministra de Trabajo, Elisabeth Borne.

Explicó que, a la vista de una encuesta de su departamento, ha quedado demostrado que el 60% de los asalariados pueden teletrabajar y que lo han hecho tres días a la semana de media.

Nota relacionada La actividad económica de Francia crecerá un 6,25 % en 2021

Por eso, su objetivo a partir del fin de las vacaciones el 3 de enero será de «tres días como mínimo para los puestos que lo permiten e incluso cuatro cuando es posible».

Borne indicó que hay consenso sobre esa medida entre las organizaciones patronales y sindicales. Para que se aplique de forma efectiva, se reforzarán los controles de la inspección del trabajo.

Nota relacionada El PIB de Francia aumentó más de lo esperado en segundo trimestre 2021

Por otro lado, recordó que se mantienen sin cambios los aforos y que hay que respetar una distancia, tanto de un metro entre los trabajadores como de dos metros en los comedores de empresa, puesto que, en ese caso, se retiran las mascarillas.