Lael Brainard, gobernadora de La Reserva Federal de Estados Unidos, dijo que se deberán realizar nuevos esfuerzos “en los próximos meses” para salir de la crisis económica post Covid- 19 y asistir en la promesa del banco central de un crecimiento del empleo más sólido.

«Será importante brindar la expansión monetaria requerida para lograr el máximo empleo y una inflación promedio del 2% con el tiempo», señaló Brainard en comentarios preparados en una discusión en línea organizada por Brookings Institution.

Brainard, una de las creadoras de la nueva estrategia de largo plazo que la Fed adoptó la semana pasada, es la primera autoridad del organismo que asocia el nuevo enfoque directamente con la necesidad de un mayor estímulo monetario, posiblemente en la forma de una compra de bonos más agresiva o promesas más ambiciosas sobre el regreso del país a un bajo desempleo.

«Como es posible que la recuperación enfrente adversidades relacionadas al COVID-19 por algún tiempo, en los próximos meses, será importante que la política monetaria gire desde estabilizadora a expansiva», dijo Brainard. Esa decisión «será guiada» por la nueva estrategia que equilibra los riesgos de una mayor inflación con los esfuerzos por promover el crecimiento del empleo.

Brainard ofreció una variedad de potenciales beneficios para los trabajadores, destacando que las decisiones previas de subir las tasas de interés cuando el desempleo caía, incluso si la inflación permanecía baja, representaba «una pérdida injustificada de oportunidades para muchos estadounidenses».

Eso incluyó el ciclo de alzas graduales de tasas que comenzó bajo la presidencia de Janet Yellen en la Fed en 2015. Aunque el lento ritmo de esas alzas permitió que continuara disminuyendo el desempleo entre negros e hispanos y atrajo a millones a la fuerza laboral, es probable que «las ganancias hubiesen sido mayores» bajo el nuevo enfoque, afirmó Brainard.

Con información de Infobae