Los ministros de Economía y Finanzas de la eurozona (el Eurogrupo) analizarán el lunes la situación de la economía europea y estudiarán cómo ajustar las medidas nacionales para frenar el encarecimiento de la energía con el fin de evitar subsidios generalizados que acaben alimentando la inflación.

Asimismo, evaluarán las últimas decisiones del Banco Central Europeo, que la semana pasada volvió a subir 75 puntos básicos los tipos de interés, para frenar la escalada de precios, además, serán informados por la Comisión Europea de sus próximas previsiones económicas, que prevé publicar al final de la semana.

Nota relacionada Alemania considera que por ahora la UE no puede descartar el gas ruso

El debate, convertida en el principal punto de cada reunión desde el inicio de la guerra en Ucrania, parte de un escenario de mayor riesgo de recesión en la eurozona, pese al avance del PIB (0,2 %) en el tercer trimestre y la fortaleza del empleo, e inflación récord alimentada por los precios energéticos, del 10,7 % en octubre.

Esta escenario ha llevado a todos los países a adoptar medidas para abaratar la factura con un coste millonario para las arcas públicas, aunque difieran en su diseño y músculo financiero, desde el macropaquete de 200.000 millones de ayudas aprobado por Alemania, hasta la excepción ibérica para topar el precio del gas en España y Portugal, pasando por bajadas generalizadas del IVA a luz y gas.

«Las medidas no han sido tan específicas y temporales como nos gustaría, muchas han sido masivas«, apunta un alto funcionario europeo, agregando que, si bien estas son más fáciles de tomar y los Estados recurrieron a ellas cuando debían reaccionar rápido, el Eurogrupo reconoce que «estas amplias medidas de precios no son sostenibles por mucho tiempo».

Nota relacionada La UE busca soluciones a la escalada de precios de la energía

«Tenemos que empezar a pivotar hacia medidas más temporales, específicas y basadas en ingresos, como se dijo en octubre», agregó.

De esta manera. los ministros debatirán en concreto la sugerencia de la presidenta del Banco Central Europeo, Christine Lagarde, quien la semana pasada dijo que esto podría conseguirse con medidas en las que los Estados subvencionen a los usuarios una parte fija del consumo energético y el resto se pague al precio de mercado, ya que permitiría seguir incentivando una reducción de la demanda energética.

Si hay «suficiente convergencia» en torno a esta idea, los ministros pedirán a la Comisión plantear «una serie de principios» que después puedan implementar los Gobiernos en sus políticas nacionales.

La presidenta del BCE ha advertido en varias ocasiones de que solo entre el 10 y 20 % de las medidas aprobadas por los países son temporales y específicas, mientras que el resto son ayudas universales que empujan al alza la inflación al contribuir al aumento de demanda, contrarrestando así el efecto amortiguador de las subidas de tipos.

Los titulares económicos de los Diecinueve abordarán, por otro lado, la revisión de las normas de disciplina fiscal europeas en vísperas de que la Comisión presente el miércoles una serie de directrices generales, que irán en la dirección de dar más margen a los Estados para fijar su senda de reducción de deuda, sin embargo, reforzando la penalización en caso de incumplir.

Nota relacionada Europa: Inversores atentos a las cifras sobre la reactivación económica

Por su parte, tendrán un primer intercambio sobre los proyectos presupuestarios remitidos a Bruselas, aunque la discusión en profundidad sobre ambos temas tendrá lugar en diciembre, y pondrán en marcha el proceso para elegir un nuevo presidente del Eurogrupo cuando expire el mandato del irlandés Paschal Donohoe a mediados de enero.

En la reunión intervendrán también el presidente del Mecanismo Único de Supervisión bancaria, Andrea Enria, y la presidenta de la Junta Única de Resolucion, Elke König, que informarán sobre la salud del sector bancario.