El Gobierno español no ordenará a los consumidores que limiten su consumo de gas, dijo el jueves la ministra de Energía, Teresa Ribera, después de que España dijera que se opondría a una propuesta de la Unión Europea para reducir el uso del gas.

«No vamos a introducir en una ley una obligación por la que se tenga que poner el termostato de casa», dijo en una entrevista en la radio local Cadena SER. Sin embargo, el Gobierno recomendará a los ciudadanos que ahorren energía, dijo.

Nota relacionada España revisará al alza los objetivos de inflación tras la subida de precios

Añadió que el Gobierno también protegerá el consumo de gas de las industrias.

El miércoles, la ministra dijo que su Gobierno se opondría a una propuesta de la Unión Europea para recortar el uso del gas, ya que el país no depende del gas ruso, después de haber hecho esfuerzos para invertir en infraestructuras de almacenamiento y licuefacción de gas en el pasado.

Nota relacionada Rusia anuncia que reanuda el flujo de gas del Nord Stream 1 hacia Europa

«Defendemos los valores europeos, pero no podemos asumir un sacrificio sobre el que ni siquiera nos han pedido opinión previa», dijo Ribera.

La Comisión Europea propuso un objetivo voluntario para que todos los países de la UE reduzcan el uso de gas en un 15% de agosto a marzo, en comparación con su consumo medio en el mismo periodo durante 2016-2021.

La propuesta permitiría a Bruselas hacer obligatorio el objetivo en caso de emergencia de suministro, si la UE declara un riesgo sustancial de escasez grave de gas debido a que Moscú restringe aún más los suministros a Europa.

Nota relacionada Putin pide poner en marcha el Nord Stream 2 para aumentar el suministro de gas a Europa

Varios países, como Austria, Alemania y Dinamarca, han dicho que están estudiando planes de emergencia que, en última instancia, implicarían un racionamiento de gas.

El plan de la UE se ha enfrentado a la resistencia de otros países miembros, como Polonia y Hungría.