El número de estadounidenses que presentaron nuevos pedidos de subsidios por desempleo tocó nuevos mínimos la semana pasada, cuando bajó la marca de los 500.000, resaltando que el crecimiento de empleos repuntó el mes pasado.

El Departamento del Trabajo dijo este jueves que las solicitudes iniciales de beneficios estatales por desempleo totalizaron una cifra desestacionalizada de 440.000 en la semana terminada el 15 de mayo, en comparación a 478.000 en la semana previa.

TE PUEDE INTERESAR: PayPal logra el mejor primer trimestre de su historia

La cifra semanal ha descendido notablemente desde los 6.149 millones de pedidos registrados en abril del 2020, Y permanecen por encima del rango de 200.0000 a 250.0000,  que es considerado consistente con condiciones saludables de un mercado laboral.

Los expertos prevén que los reclamos disminuyan aún más en las próximas semanas, después de que los gobernadores republicanos en al menos 21 estados anunciaron que se retirarían el próximo mes de los programas financiados por el Gobierno federal, incluida una ayuda semanal de 300 dólares que según las empresas está alentando a los desempleados a quedarse en casa en lugar de buscar trabajo.

Pese al avance, las empresas siguen desesperadas por hallar trabajadores. Desde las manufacturas hasta los restaurantes y bares, los empleadores se esfuerzan por encontrar trabajadores, incluso cuando casi 10 millones de estadounidenses están oficialmente desempleados, según el Departamento de Trabajo.

Los beneficios de desempleo de refuerzo otorgan más fondos que la mayoría de los trabajos de salario mínimo. El sueldo mínimo puede situarse en entre 7.15 dólares y 15 dólares por hora.

TE PUEDE INTERESAR: El PIB de los países de la OCDE se ralentizó al 0,3% en primer trimestre

 

Con información de Reuters

 

LEA MÁS: En Venezuela, un examen de laboratorio básico oscila los 40 dólares