Al poco tiempo de haberse anunciado la compra de twittee por 44.000 millones de dólares, el empresario Elon Musk está trabajando constantemente para conseguir más fondos externos con el objetivo de financiar tan generosa adquisición sin ser excesivamente deudor de su fortuna personal.

El hombre más rico del mudo estaría en conversaciones con grandes firmas de inversión y multimillonarios con el último objetivo de buscar más financiación para la compra de Twitter, de acuerdo con el portal Reuters.

Cabe destacar que la fortuna personal de Musk es aproximadamente 245.000 millones, buena parte de este patrimonio echa raíces en acciones.

El CEO de Tesla comunicó la semana pasada que había vendido acciones de la empresa de vehículos eléctricos valoradas en 8.500 millones de dólares tras su acuerdo para la compra de Twitter.

Basándose en fuentes alternativas de financiación, Musk buscaría reducir los 21.000 millones de dólares en metálico que el empresario sudafricano se comprometió a aportar para la adquisición de Twitter.

Musk busca alternativas para evitar que su patrimonio personal se vea excesivamente comprometido con la compra de Twitter

Apollo Global Management Inc y Ares Management Corp estarían entre las firmas de capital de riesgo con la que Musk habría mantenido conversaciones en los últimos días para lograr el financiamiento adicional para la adquisición de Twitter.

Si las negociaciones progresan, los inversores podrían poner sobre la mesa capital preferente para ayudar al empresario a cerrar exitosamente la transacción. También, las partes involucradas en la financiación recibirían a posteriori un rédito fijo de Twitter.

Musk estaría sondeando, además, a los accionistas más importantes de Twitter para convencerles de reinvertir lo que percibirían por sus acciones para menguar así el margen de liquidez por cubrir.

Conforme a lo que indica Reuters, el CEO de Tesla no desea incurrir en más deuda para sufragar la adquisición de Twitter y hoy en día estaría analizando todas las alternativas a su disposición.

Desde el comienzo Musk quiso afrontar la compra de Twitter en solitario, sin embargo, en la adquisición podrían verse involucrados finalmente más inversores para que el patrimonio del sudafricano no se vea comprometido en exceso (y ello acabe afectando al desempeño bursátil de Tesla).